Ven en generador competencia para la CFE en el estado

Durante 21 años, el ingeniero Lázaro León Domínguez ha luchado contra viento y marea para perfeccionar su invento, un generador de electricidad sostenida, único en el mundo. Y a pesar de eso no ha encontrado el apoyo necesario para fabricarlo en serie y abaratar costos. “Me ven como competencia del monstruo CFE, pero no es así, solo quiero llevar la energía a esos lugares donde la paraestatal no quiere o no puede”, dijo.

Luego de hacer una demostración de su invento inédito en la humilde casa de madera que renta en el barrio San Francisco, el ingeniero en electrónica analógica indicó que si bien este aparato (denominado Leoncito Tuxtleco III) genera actualmente unos 200 watts, puede fabricar uno capaz de iluminar a toda una ciudad. Su limitante es la falta de recursos.

Puntualizó que su aparato no requiere del sol, viento o agua para generar electricidad. Dijo que la actual forma de general electricidad con presas hidroeléctricas, deja millonarias ganancias a la CFE, pero con un sismo de 9 grados las presas pueden caer.

“Mi aparato es portátil, soporta sismos. Uno puede ser para la casa, pero otro es industrial, incluso para un auto eléctrico”, enfatizó.

León Domínguez ha tocado puertas en distintos gobiernos y empresas, pero ninguna se abre. “Me ven como un peligro para los intereses del monstruo que es la Comisión Federal de Electricidad. Incluso me han amenazado de muerte”, dijo el inventor chiapaneco.

Tras entregar personalmente una copia del video al presidente electo Andrés Manuel López Obrador y solicitar una entrevista al gobernador electo Rutilio Escandón Cadenas, León Domínguez confió en que por fin tenga el anhelado apoyo para llevar fluido eléctrico a los que carecen de él.

Por el momento atendió a empresarios interesados en el aparato y analiza la posibilidad de compartir su conocimiento con universidades públicas o privadas, previo pago del costo respectivo, a fin de que el aparato sea replicado en el mundo entero, pero que también el inventor coseche un poco de lo mucho que ha sembrado durante 21 años de gastos, desvelos, hambre, frío, desprecio, marginación y escepticismo.