Venezolanos obligados a migrar
La migración forzada de 2.3 millones de venezolanos representa una de las más graves crisis humanitarias en la historia. AP

La migración forzada de 2.3 millones de venezolanos a otros países representa el mayor desafío de las Américas y una de las más graves crisis humanitarias en la historia del continente, advirtió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Muchas personas se están viendo forzadas a migrar para no morir, o ver morir a sus seres queridos, de hambre, o incluso por falta de tratamiento médico”, señaló la secretaria ejecutiva adjunta de la CIDH, María Claudia Pulido.

En el marco de una reunión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), convocada por su secretario general Luis Almagro Pulido, señaló que la crisis va en aumento por lo que se requiere de una estrategia y respuesta regional coordinada para mitigar la crisis.

De acuerdo con cifras de Naciones Unidas, Colombia alberga al mayor número de inmigrantes venezolanos con un millón de personas.

La CIDH destacó acciones de gobiernos como el permiso especial de permanencia en Colombia y Perú, el reconocimiento de refugiados en México, el uso de la visa Mercado Común del Sur (Mercosur) en Argentina y Uruguay, el otorgamiento de residencia temporal en Brasil y regularización en Ecuador.

Sin embargo, lamentó que existan “vacíos de protección”, como el rechazo en zonas fronterizas, deportaciones arbitrarias, requisitos para presentar documentos oficiales como pasaportes y la dificultad de los venezolanos de pagar los costos de la documentación.

La perspectiva de la CIDH fue compartida por el Instituto de Política Migratoria (MPI) de Washington. Su director Andrew Seele consideró que la crisis migratoria y humanitaria empeorará, porque apenas se encuentra en sus inicios y no en su final.