Acteal: 22 años de impunidad

Para recordar la Masacre de Acteal y que a 22 años continúa en la impunidad, sobrevivientes y familiares de las víctimas que son integrantes de la Organización Sociedad Civil “Las Abejas”, acompañados de diversas organizaciones civiles y de la Iglesia católica, marcharon desde la iglesia San Martín por la carretera Chenalhó-Pantelhó, teniendo como destino final a la Plaza de la Paz en el corazón de San Cristóbal de Las Casas, donde exigieron justicia.

Corazones siguen de luto

Los corazones siguen de luto a 22 años de la masacre, así lo demuestran quienes dentro de la marcha cargaron unas cruces negras en las cuales están grabados los nombres de cada una de las víctimas de la “guadaña” que le quitó la vida a “45 hermanos y hermanas asesinados, más cuatro bebés quienes fueron saqueados violentamente del vientre de sus madres por los paramilitares el 22 de diciembre del 97”.

“Con los cuerpos desgarrados y despedazados, no importa que fuéramos criaturas por nacer, la muerte nos hizo historia”, se escuchó en repetidas ocasiones en su trayecto de la peregrinación por parte de un cúmulo de mujeres al son de un canto melancólico.

Pero no todo fue evocar mediante el sollozo y las lágrimas, más caras dibujaban en su rostro el enfado por un sistema de justicia que no les hace caso y por esto lanzaron consignas como “Masacre de Acteal, crimen de Estado”.

“Acteal vive, la lucha sigue”, fue otra de las frases expresadas al arribar a la Plaza de la Paz en la colonial ciudad, en donde los manifestantes acompañados por párrocos de la Diócesis de San Cristóbal y de diversas organizaciones y observadores internacionales, externaron su inconformidad.

Al leer un documento en la concentración, los integrantes de “Las Abejas” sostuvieron que “se liberaron a los 20 autores materiales de la masacre de Acteal, bajo el argumento de que la entonces Procuraduría General de la República fabricó evidencias para inculpar a los detenidos, además de encontrar irregularidades en el debido proceso, pero en realidad era una estrategia política para evitar las investigaciones hacia los principales autores intelectuales”.

Cabe destacar que “la liberación de los asesinos se dio en el marco de los gobiernos de Juan Sabines Guerrero y de Vicente Fox Quesada, dándole a los paramilitares confesos hectáreas de tierra, vivienda y una pensión mensual”.

“Actualmente los agresores caminan libremente en Acteal sin ningún remordimiento, aunado a la impunidad y la burla a la memoria y dignidad de los hermanos masacrados”, enfatizaron los integrantes de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal.

Sobreviviente

Guadalupe Vázquez Luna, sobreviviente e integrante de la Organización de la Sociedad Civil Las Abejas, urgió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dicte el informe de fondo, responsabilizando al Estado mexicano de la tragedia.

Recordó que el 12 de agosto de 2009, la Suprema Corte de Justicia de la Nación amparó y ordenó la liberación masiva de los autores materiales de la masacre de Acteal, pero están “volviendo a hacer de las suyas, están intimidando y amenazando a nuestros compañeros, por lo que estamos cansados de tanta injusticia y seguiremos caminando para exigir justicia por este y muchos casos y desapariciones”, dijo.

“Que sepan los tres niveles de gobierno que no vamos a descansar hasta obtener justicia, porque todos merecemos vivir en un mundo mejor, por eso no debemos permitir que los que tienen el poder, los ricos, acaben con los pueblos originarios”, enfatizó.

“Nos han engañado, nos han manejado, nos han mentido de que los paramilitares están desarmados pero es una total mentira y prueba de ello es la situación que atraviesan los desplazados de ‘Los Chorros’, en donde están amenazando a los compañeros con hacerles daño”, continuó.

Por ello reiteró la petición de que se castigue a los autores materiales de la masacre a los tres órdenes de gobierno, “ya que hoy (ayer) se cumplieron 10 años de la liberación de los paramilitares confesos”.

“Todos estos años han sido muy difíciles pero firmes; aunque cada vez estoy más convencida de que el gobierno nunca nos va a garantizar la seguridad ni como sobreviviente ni como huérfana como crecí, sabiendo que los paramilitares viven al lado de mi casa y en vez de castigarlos, los premió”, sostuvo.

“Lupita” externó que lo único que demuestra el Estado mexicano es que no tiene la capacidad ni siquiera de garantizar la vida a los niños sobrevivientes, por lo que no se pueden confiar, sin embargo mantienen la esperanza de encontrar solución y de que la sociedad se sume a su causa, a su lucha.

Temen nueva tragedia

La manifestación que se desarrolló bajo el cielo y sol de la colonial ciudad se enmarca dentro del contexto de la denuncia de que los grupos paramilitares que originaron la desgracia en 1997 son los mismos que están causando temor en Chenalhó, sobre todo a los integrantes de “Las Abejas”, en donde hace tres días personas armadas entraron de manera violenta a las casas de por lo menos cuatro familias para amedentrarlos y expulsarlos.

La organización a través en un comunicado dio a conocer que “el pasado 10 de agosto fueron destruidas con violencia las casas y pertenencias de sus compañeros: José Vázquez Entzín, Antonio Ramírez Pérez, Alonso Ruiz López, Alonso Jiménez Méndez y Pedro Jiménez Méndez, por partidistas del Verde Ecologista. En esta agresión participaron aproximadamente 200 personas encabezadas por el agente municipal Manuel Jiménez Ruiz, del barrio Río Jordán, de la colonia Miguel Utrilla Los Chorros”.