Ámbar, el oro escaso de Pauchil

La localidad de Pauchil Dos los Cocos, situada en el municipio de Simojovel, Chiapas, es uno de los puntos mineros más importantes para la extracción, transformación y comercialización del ámbar.

Los pocos habitantes que viven en el corazón de ese pueblo se dedican a la minería como faena principal para el sustento de la familia; a diario y de sol a sol, ascienden a la montaña y se adentran en túneles de más de 150 metros de profundidad.

Con los pulmones acostumbrados al poco aire que logran respirar y el peligro de los gases tóxicos que se desprenden de las cavernas, estos hombres son guiados con una simple luz que colocan en su cabeza.

Algunas veladoras se observan al interior. La iluminación es carente, pero eso no ha sido impedimento para que a puro marro y cincel extraigan este ascético fósil. Las manos son su herramienta del alma.

Saben que es un trabajo de alto riesgo, y con suerte, en un día encuentren una sola piedra con un peso considerable, o pueden pasar varios meses sin hallar fragmentos. La tierra así lo decidirá.

Lamentablemente, el brío y la dedicación de los mineros que arriesgan su vida no son tan valorados, por lo que nuevamente solicitan equipo e insumos para realizar adecuadamente su trabajo. Hay que recordar que el ámbar se encuentra en tierras chiapanecas, por lo que se debería de poner mayor atención en eso.