Derivado de los resultados dados a conocer desde los primeros minutos de este martes, acerca de los candidatos de Morena que buscan un puesto de elección popular, las bases partidistas señalaron que las listas están fuera de la realidad y no respaldarán esta decisión.

“Son nombres y candidatos que están siendo impuestos en el estado de Chiapas, como sucedió en San Cristóbal de Las Casas. Lamentamos que esto haya ocurrido, pero también es necesario dar a conocer que no estamos derrotados”, expresó Juan Carlos Herrera Hernández, aspirante a la candidatura a la presidencia municipal de la colonial ciudad.

En compañía de las bases morenistas y de otros aspirantes que fueron hechos a un lado del proceso interno, se pronunciaron en contra de las imposiciones que se han dado al interior del partido.

En el caso de San Cristóbal de Las Casas, aseguraron que emitirán un voto de castigo para la jornada electoral del 6 de junio.

En representación de los aspirantes de diferentes municipios del estado que manifiestan la misma inconformidad, Juan Carlos Herrera Hernández aseguró que las bases del partido se declaran en resistencia.

Respecto a las decisiones tomadas en la designación de las candidaturas en los últimos minutos de este lunes, las calificó como una decisión unilateral.

Señaló que en San Cristóbal de Las Casas no se respetó el proceso interno, los candidatos y perfiles que han dedicado su vida a caminar con las bases.

Expuso que la imposición de Juan Salvador Camacho Velasco ha generado una gran inconformidad, acusándolo de haber pagado 10 millones de pesos para que le fuera otorgado el espacio en la contienda electoral.

“Daremos la batalla hasta el último momento, no apoyaremos a este candidato espurio, corrupto, impuesto. Desde el comienzo de los registros se supo que tenía toda la estructura de un partido, mientras que nosotros tenemos el apoyo de la población de San Cristóbal”, mencionó.

Los aspirantes dijeron sentirse traicionados por la dirigencia, demostrando con ello que la democracia en Chiapas es muy pobre.