Desde hace cuatro semanas el Centro Estatal de Cancerología (Cecan) dejó de brindar la atención a cientos de pacientes por la falla en un compresor de aire en el equipo de radio terapia, lo que pone en riesgo la vida de estos.

Aparte de ello, la Secretaría de Salud despidió a más de la mitad del personal especializado, incluso desde hace meses de carece de un físico nuclear para el seguimiento y control de la Bomba de Cobalto 60 y los técnicos operadores carecen del dispositivo de medición de radiaciones a los que están expuestos.

A pesar de las quejas de pacientes, la dependencia no ha mostrado interés en darle una solución, mientras que el número de personas afectadas por diversos tipos de cáncer en todo el estado siguen siendo canalizados hacia el Cecan, ubicado a un costado de lo que fue el hospital regional de Tapachula y que es acondicionado para albergar ahí a la Jurisdicción Sanitaria VII.

“Es indignante que no se haya destinado el recurso para arreglar el equipo, cuando se trata de un servicio de extrema urgencia, en virtud a que todos los pacientes que ahí se atienden padecen cáncer y su vida está en riesgo”, señaló Emilio Cerdio, familiar de uno de los pacientes.

Enfermos de cáncer de mama, de colon, de páncreas, de riñón, de recto, entre otros, procedentes de diversas regiones de Chiapas, son los que usan ese servicio de quimioterapia y radioterapias que se brindan en el Cecan.

Vienen de Palenque, Bochil, Zinacantán, Oxchuc, de la Selva Lacandona, San Cristóbal de Las Casas, Las Margaritas, Mapastepec, Pijijiapan, Tuxtla Gutiérrez y toda la región del Soconusco y Costa, cubriendo gastos de pasajes y hospedaje, para recibir el servicio que requieren de urgencia, pero se encuentran con que no funcionan los equipos.

Los enfermos son niños, jóvenes, mujeres y hombres, quienes han dejado de recibir la atención y muy pocos han sido canalizados hacia hospitales de la Ciudad de México en donde les puedan brindar el servicio, aunque pagando las familias por el mismo.

Señalan que tienen conocimiento que a la empresa que otorga el mantenimiento a los equipos le adeudan 300 mil pesos y por ello no brinda el servicio al compresor.

Intervención

Indignados pidieron la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, quienes en las últimas semanas han establecido que la salud es una de las prioridades de sus administraciones.

Finalmente, lamentaron la sensibilidad de las autoridades de la Secretaría de Salud que a pesar de tener conocimiento de la problemática no le dan la solución adecuada, cuando se trata de salvar vidas de chiapanecos.