Declaran apátridas a extracontinentales
Se está registrando una emergencia humanitaria que pudiera derivar en problemas de salud. Rafael Victorio / CP

Mientras decenas de migrantes extracontinentales continúan ingresando al país por el río Suchiate, el Instituto Nacional de Migración (Inami) ha optado por iniciarles un registro sin reconocerles su nacionalidad y los declara apátridas, dándoles un plazo de 20 días ya sea para iniciar su proceso de regularización en México o bien abandonar el país por la frontera más cercana, es decir, por donde ingresaron.

Al módulo provisional instalado a las afueras de la Estación Migratoria Siglo XXI en Tapachula, en las últimas horas de ayer se presentaron grupos que apenas cruzaron procedentes de Guatemala; en tanto que otros que tienen varios meses de permanecer varados en Tapachula, mantienen un plantón desde hace 20 días para exigir al Gobierno Federal el otorgamiento del permiso que les permita circular por el territorio mexicano y llegar a los Estados Unidos.

Procedentes de República Democrática del Congo, Guinea, Marruecos y Camerún, siguen llegando por la frontera sur en donde dicen han encontrado los mayores problemas para continuar su camino.

“Pasamos Brasil, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala sin problema, pero llegamos a México y aquí nos detienen, ya no nos dejan seguir con Migración y la Guardia Nacional, y nadie nos da una solución”, señalaron.

El último grupo ingresó el domingo y se presentaron al módulo provisional de las autoridades migratorias que realiza la atención por familia, aunque no les otorga una solución definitiva. “Vienen más, sólo queremos pasar, no quedarnos”.

Los agentes migratorios entregaron a los migrantes africanos un documento de recepción en el que los declara como apátridas y de esa manera les da un plazo de 20 días para que puedan iniciar un proceso para regularizarse en México o bien abandonar territorio nacional por la frontera más cercana.

De acuerdo con el coordinador del área de Incidencia en el Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, Salvador Lacruz, no se están dando soluciones dignas para esa población, considerándose que permanecen varadas unas tres mil personas procedentes de África y Asia, otra cantidad similar de Haití y Cuba, aparte los centroamericanos.

Dijo que se está registrando una emergencia humanitaria que pudiera derivar en problemas de salud, sin que se vislumbre una solución. “Es una situación insostenible y ni Migración ni ninguna otra instancia otorga los servicios mínimos que requiere un asentamiento de esta magnitud”.

Consideró que el gobierno mexicano debería considerar permitirles transitar por todo México como lo han hecho por naciones de Sudamérica y Centroamérica, en virtud a que “ellos no quieren quedarse en México, pero se ha caído en someterse a los intereses de Estados Unidos”.