Integrantes del Congreso Nacional Indígena denunciaron nuevas agresiones y la detención arbitraria de sus compañeros en Ocosingo.

En un comunicado hicieron pública la detención arbitraria e injusta de sus compañeros Fernando Espinoza Pérez y Baldemar Espinoza Pérez, presos injustamente en el Cereso 16 de Ocosingo, llevados a esta instancia por autoridades ejidales.

Lo anterior, señalan, “derivado de los hechos que se suscitaron el día 10 de febrero del año en curso, cuando nuestros compañeros antes mencionados, junto a Miguel Espinoza Hernández salieron del ejido el Tumbo, municipio de Ocosingo, hacia la ciudad de Palenque en una camioneta Nissan cargada con 25 bultos de café orgánico para su venta”.

A la altura del crucero Peña Limonar les bloqueó el paso un grupo de cincuenta personas que portaban armas de fuego, palos y machetes, liderados por Manuel López Gutiérrez, Juan Gutiérrez Cruz, Narciso Gutiérrez Pérez y Pedro Hernández Jiménez, presidente del comisariado, concejo de vigilancia, secretario del comisariado y agente auxiliar municipal, respectivamente.

Dijeron que valiéndose de una tabla con clavos que atravesaron en el camino obligaron a detener el vehículo en el que viajaban; con lujo de violencia y abuso de autoridad fueron esposados; haciendo uso excesivo de la fuerza los trasladaron al ejido Peña Limonar, donde fueron violentamente agredidos por policías rurales. Dichas autoridades, abusando de su poder les quitaron el café, dinero y pertenencias; posteriormente fueron remitidos a la cárcel municipal de Ocosingo, donde se encuentran actualmente en condiciones de vulnerabilidad.

Este acto totalmente violatorio de los derechos humanos, afirman, no es un hecho aislado, es la consecuencia de una constante e ininterrumpida guerra de baja intensidad contra las comunidades en resistencia que viene siendo operada desde 1994.