A pesar de que fueron interceptados con pruebas del tráfico ilegal de especies, tres de los detenidos por el caso de los 383 loros decomisados en la entidad salieron en libertad con una fianza mínima, denunciaron defensores de estas especies en peligro.

La organización animalista Tivú A. C. dio a conocer que al principio se informó de la detención de siete sujetos durante un operativo en las carreteras de la región Costa, a quienes se les aseguró las cotorras.

Arturo Allende, defensor de los derechos de los animales, destacó que no puede tratarse de una actividad simple, ya que para atrapar una cantidad como la que decomisaron se necesita instalar trampas de niebla y otros tipos de mecanismos, lo que da cuenta de redes organizadas de tráfico de animales.

De acuerdo al informe elaborado por la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC), a principios de septiembre se interceptó el vehículo en el que viajaban Jovani, de 32 años, Fernando (48), Ery (31), Felipe (25) y Oswaldo (18), todos con domicilio en el municipio de Acapetahua.

Al realizar la inspección, los siete hombres actuaron de manera poco confiable, por lo que se efectuó una revisión a la altura del restaurante Cuatro Caminos en el tramo carretero Tonalá-Arriaga, kilómetro 71. Ahí se comprobó el transporte ilegal de 383 cotorras que tenían como destino Zanatepec, Oaxaca.

Sin embargo, la indagación hecha por la organización Tivú evidenció que tres de estos sujetos quedaron en libertad, luego de unas horas de arresto y el pago de dos mil 500 pesos, lo que consideran no es una sanción ejemplar, más bien alienta a que esta práctica continúe dañando la fauna de la región.

Información de la Profepa señala que México tiene más de mil 800 especies de aves, de las cuales nuestra entidad reporta la existencia de más del 68 por ciento de esta fauna; en contraste, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Sinaloa, Jalisco y Nayarit son los estados donde existe mayor presencia de tráfico ilegal de esta fauna. Loros y cotorras son los principales objetivos de estos cazadores.