Lactancia favorece recuperación del bebé

El secretario de Salud del estado, doctor Pepe Cruz, reconoció el trabajo que realiza el equipo multidisciplinario adscrito en los lactarios hospitalarios, al realizar acciones para fomentar la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento, salvaguardar la vida del bebé prematuro, agilizar la recuperación de los bebés que nacieron con complicaciones y disminuir la morbimortalidad neonatal.

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, el funcionario estatal expuso que está demostrado que la lactancia materna exclusiva favorece la recuperación del bebé prematuro o con alguna complicación, debido a que refuerza su sistema inmunológico, previene otras enfermedades y ayuda a recuperar el peso y talla.

Apuntó que los lactarios fueron creados con la finalidad de acompañar a la madre que está en periodo de lactancia, principalmente a aquellas que fueron separadas de sus bebés por indicaciones médicas y porque se encuentran hospitalizados en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN).

Mencionó que el primer lactario que se creó, siendo uno de los más importantes por su capacidad, es el ubicado en el Hospital Regional “Dr. Rafael Pascacio Gamboa” de Tuxtla Gutiérrez, el cual, desde noviembre de 2018, recibe entre 40 a 45 madres diariamente, cada tres horas, los 365 días del año, para extraer la leche que se otorga al bebé que se encuentra en hospitalización.

Actualmente, la Secretaría de Salud estatal cuenta con seis lactarios. Al del Hospital “Pascacio Gamboa” se sumaron los hospitales de la Mujer, en San Cristóbal de Las Casas y Comitán; el Hospital Bicentenario, en Villaflores; el Hospital General “Dr. Juan C. Corzo”, en Tonalá”; y el Hospital General de Tapachula. La proyección es que cada distrito de salud del estado cuente con un lactario.

El titular de la dependencia de Salud, doctor Pepe Cruz, dijo que el funcionamiento de los lactarios consiste en capacitar a la madre para realizar el apego de su bebé al seno materno, para realizar este proceso de manera exclusiva durante los primeros seis meses de vida del menor; en el caso de las madres que fueron apartadas de sus bebés que se encuentran en la UCIN, a ellas se les acompaña, guía y enseña el proceso de extracción de la leche y su conservación.