No acostumbrarse a la violencia, pide obispo
Monseñor Jaime Calderón, obispo de la Diócesis de Tapachula. Rafael Victorio / CP

A consolidar una sociedad que viva en la paz y la seguridad llamó el obispo de la Diócesis de Tapachula, Jaime Calderón Calderón, quien pidió “no acostumbrarnos a los actos de violencia que día a día crecen en nuestra región”.

Y es que lamentó el incremento de los robos, asaltos, riñas, narcotráfico y asesinatos que se han registrado, en muchos casos con altos niveles de violencia.

“Seamos personas que viven como lo que somos: hijos de Dios, promotores de paz y generadores de una sociedad segura”, insistió en su mensaje semanal.

Dijo que la Iglesia no tiene fronteras y no distingue entre razas y pueblos para recibir y ayudar al que lo necesita, por lo que insistió en su llamado a continuar brindando ayuda a la población migrante que ingresa por la frontera sur del país.

Por otra parte, indicó que sacerdotes y laicos han participado en talleres de reducción de riesgos por desastres, impartido por el equipo de Cáritas, con la finalidad de “responder con mayor eficacia y eficiencia a los fenómenos naturales que golpean nuestra región”.