Publica DOF Ley General de Movilidad y Seguridad Vial

Aprobada por el Congreso de la Unión y publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 17 de mayo de este año, la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial contiene 82 artículos con los que se busca homologar las medidas de precaución en todo el país: reglamentos de tránsito, velocidades máximas, uso obligatorio del cinturón de seguridad, a fin de reducir accidentes y muertes viales, así como preservar el orden y la seguridad vial, resguardar la vida, salud e integridad física de las personas en la vía pública. 

Entrevistado al respecto, el secretario general del sitio de radio taxis Cristóbal Colón, Abenamar Rosales Gordillo, expresó que la nueva Ley General de Movilidad y Seguridad Vial -a nivel nacional- tiene un objetivo prioritario que es el de proteger la vida de las personas al reducir lesiones y muertes a causa de los accidentes de tránsito. 

Expuso que si bien cada estado tiene reglamentos de tránsito vigentes, con esta ley se unificarán algunos criterios como límites de velocidad, por lo que consideró que es una buena medida que permitirá dar mayor certeza tanto al automovilista como a los peatones, y en el caso del transporte público, los pasajeros. 

De acuerdo con la ley, se señala que en calles secundarias y calles terciarias la velocidad máxima es de 30 kilómetros por hora (km/h); en avenidas primarias sin acceso controlado, de 50 km/h; carreteras estatales fuera de zonas urbanas, de 80 km/h, y 50 km/h dentro de zonas urbanas; carreteras y autopistas de jurisdicción federal, 110 km/h para automóviles, 95 km/h para autobuses, y 80 kilómetros por hora para transporte de bienes y mercancías.    

Además, con esta ley se establece que en todos los estados del país debe operar el alcoholímetro con el establecimiento de los niveles máximos de alcohol que una persona debe tener ,si es que quiere conducir un automóvil. Se prohíbe manejar un automóvil con una alcoholemia (cantidad de alcohol en la sangre) superior a 0.25 mg/L en la sangre, y en el caso de los motociclistas, la cantidad máxima es de 0.1 mg/L. Mientras que para los vehículos destinados al transporte de pasajeros y de carga, queda prohibido conducir con cualquier concentración de alcohol en la sangre.