Con restricciones anticovid celebran en Tuxtla Chico

Los católicos de Tuxtla Chico celebran la fiesta patronal el 2 de febrero, día de Santa María de Candelaria, origen de la celebración litúrgica de la fiesta de la purificación y presentación del niño Jesús al templo de Jerusalén. Este año ha sido condicionada por la pandemia por covid-19, que obliga a implementar medidas de sanidad tanto en el templo como en la procesión en el tradicional recorrido por las calles del pueblo. 

La comunidad eclesiástica busca mantener viva la tradición del recorrido de la imagen que año con año se ha realizado con colorido y belleza, que ha dado renombre a este rincón de México, donde se elabora el mejor chocolate del mundo y ricos panes. Sin embargo, el párroco de la iglesia, Alejandro López, recomienda vivir la celebración de diferente manera, sin aglomeraciones y con medidas de sanidad para evitar contagios. 

Las recomendaciones para vivir o celebrar la procesión de la virgen María por las calles del pueblo son embellecer sus fachadas con altares y que las familias esperen el paso de la imagen desde sus hogares. “Es un gesto bonito en estas fechas que más que nunca se necesita la intercesión de María para terminar con la situación de enfermedad que aqueja a nuestro pueblo y a todos los pueblos del mundo”, dijeron.

El párroco convocó a participar con responsabilidad sanitaria en “esta celebración como hijos de María, recibir la bendición a los hogares, pero sin colores partidistas ni intención de discriminar a nadie”. Dijo que son actos libres y voluntarios con medidas anticovid, y agregó que la imagen hará el recorrido por las calles sobre la plataforma de un vehículo esta fue donada por socios del sitio Primero de Mayo; que de esta manera refrendan su devoción, “la finalidad del recorrido en carro es para agilizar el paso”, y se pidió evitar el uso de pólvora y atender las recomendaciones del obispo de la diócesis y de las autoridades sanitarias. 

La petición de los católicos a la intercesión de la virgen Santa María de Candelaria es para que Tuxtla Chico, Chiapas y México tengan mejores condiciones, y se resuelvan los problemas que aquejan a la población en materia de salud, económicos, mejores cosechas, la paz y el progreso de los pueblos.

Los socios del sitio Primero de Mayo, fundado hace 72 años como sitio Tuxtla Chico, mantienen la responsabilidad del cuidado, el fortalecimiento de la tradición y la donación del trono, así como la logística de la procesión. En esta ocasión rinden reconocimiento a los primeros donadores de las andas, entre estos el ex presidente municipal, don Antonio Hernández; los hermanos Rafael y Leticia Meléndez Díaz; Fidemio Morales González y Alonso Girón. 

La virgen de Tuxtla Chico es una de las tres imágenes, junto con la de Mazatán y la de Tacaná, que fueron localizadas en una embarcación cerca de la playa en Mazatán hace 409 años.

En el 2021 y este año se cancelaron eventos relacionados con la festividad como la feria, culturales, deportivos y las tradicionales alfombras o tapetes multicolores para evitar concentraciones de personas.

El recorrido por las calles de Tuxtla Chico se realizará en el trono o anda sobre un vehículo, con la figura de dos manos abiertas que sostienen la imagen de la Virgen María de Candelaria y “que representan trabajo, cuidado, amor, protección y unión de los hijos de Dios”; misma que será custodiado por un reducido equipo de miembros de la iglesia y personal de Protección Civil, con el acompañamiento en caravana de “los guardianes de la fe” con las unidades del sitio 1º de Mayo.