Ante el regreso a las actividades cotidianas dentro de la nueva normalidad, después de los efectos adversos y del confinamiento por la pandemia de covid-19, expertos en prevención de adicciones advierten sobre la dependencia de aparatos tecnológicos como celulares, tabletas y las mismas redes sociales, los cuales generan codependencia y adicción, teniendo como consecuencia la disfunción familiar.

Hipólito Córdova Domínguez, quien es coach de prevención de adicciones, separó los tipos de adicciones, indicando que son de consumo y de conducta; este último se refiere a la actuación repetitiva de una persona hacia la dependencia de un comportamiento, en este caso, al uso de la tecnología configurada en teléfonos celulares, tabletas, juegos de video y computadoras.

Indicó que durante el confinamiento ocasionado por la pandemia se desarrollaron formas de comunicación a través de distintas plataformas donde prevaleció la convivencia entre los amigos, la familia y para cumplir con el trabajo y la escuela, pero una vez que entró la nueva normalidad, ya no hubo retroceso en el uso de la tecnología sino que se fue excediendo su práctica hasta caer en un exceso que se convirtió en una adicción.

Aseveró que dentro de su labor de coaching está haciendo diferentes trabajos con maestros, padres de familia y niños en las escuelas, a través de una estrategia llamada “Detox”, que es la desintoxicación de la tecnología, donde se les hace recomendaciones para que entiendan que esta práctica está convirtiéndose en una adicción que crea un cambio de ánimo en las personas, alejándolas de la realidad y acercándolas a un contexto virtual.