Recortes al campo confronta a diputados

Legisladores locales se enfrascaron en un debate durante la sesión ordinaria de este martes en el Congreso local, respecto a los recursos destinados al campo, luego de que la diputada Luz María Palacio Farrera asegurara que no se están ejerciendo de manera adecuada.

La diputada dijo que si el gobierno federal busca la recuperación del campo, es importante que ordene la liberación de los recursos que han sido destinados para dicho rubro este año, principalmente para Chiapas.

Es urgente que el presupuesto que guarda la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) se aplique para lo que fue destinado, antes que lo alcancen otro tipo de intereses.

Quizá, dijo, la intención es desaparecer a la Sader, porque no se puede explicar que no haya beneficiarios de los programas del campo.

“Creo que la estrategia del gobierno federal es la de esperar a que este recurso lo alcance el subejercicio, y pase a ser bajo una estrategia partidista, la caja chica para el dispendio de paliativos”, declaró.

Dijo que ya se informó que para el ejercicio 2020 del presupuesto federal destinado para el campo será reducido en todo lo que genera productividad. El 98.1 por ciento será reducido del desarrollo rural y un 96.2 por ciento del fomento a la agricultura.

Aseguró que ha surgido un grupo de intermediarios, que algunos llaman “coyotes”, pero acá los bautizaron como servidores de la nación. Se trata de hombres y mujeres que censan a beneficiarios, pero documentan quienes son afines a los gobernantes en turno.

Es decir, se trata de un grupo a modo que se encarga de palomear a quienes si y a quienes no, les deben brindar apoyo acorde a su afiliación partidista. Consideró un exceso que el gobierno federal derroche recursos en más de 18 mil seguidores, a quienes les pagan desde la Secretaría del Bienestar.

El legislador Marcelo Toledo Cruz, manifestó que le cargan la culpa del abandono del campo al titular del Ejecutivo federal actual cuando han sido los funcionarios, quienes han estado a cargo de esas actividades que han abandonado al campo.

Señaló que la oposición culpa al presidente porque “no es poco lo que perdieron el primero de julio, perdieron privilegios, muchos de ellos se enriquecieron a costa de la gente que vive del campo”.

Que bueno, añadió, que se preocupen por los campesinos porque antes solamente eran una mercancía electoral. Solamente los buscaban cuando habían campañas, y eso ya se terminó. Hablar de simulaciones se debió hacer hace 100 años.

Coincidió con la petición de la legisladora, si es que hay un dinero que no ha sido aplicado, pero que no se venga a culpa al actual gobierno del saqueo que hicieron quienes están escondidos en sus oficinas. La crisis del país no es nueva, es de años atrás.

Aseguró que los “coyotes” han existido siempre, los líderes y quienes usan a la gente del campo, no es nada nuevo. Es parte de la herencia que recibió la actual administración y que busca eliminar.

El diputado José Octavio García Macías, reconoció la política del gobierno respecto a entregar los apoyos directamente a los campesinos, y ya no a las organizaciones que solamente se aprovechaban de la necesidad de miles de familia.

Hoy día los servidores de la necesidad recorren las ciudades para registrar a beneficiarios. Se trabaja para transparentar los recursos, pero no se pueden reclamar resultados en un año, cuando se corrompió el sistema por más de 75 años.

Por otra parte, la diputada Patricia Mass Lazos, manifestó que los reclamos de los campesinos deben ser destinados hacia la Sader, a cargo de Zaynia Gil Vázquez, y no contra el Congreso local, que autorizó en su momento el presupuesto para el campo. Los recursos fueron entregados para cada rubro.

En la sesión estuvo presente el dirigente Odilón Ruiz, dirigente estatal de la Confederación Nacional Campesina (CNC), donde manifestó que varios que fueron funcionarios con el gobierno anterior y que operaron los programadas del campo, sí realizaron actos de corrupción.

La demanda es que se ejerza el recurso de este año y luego que se apruebe lo necesario para el 2020, tomando en cuenta a todos los municipios dedicados al campo.

Aseguró que las dependencias les dicen que no hay recursos para el campo, además que los llamados servidores de la nación operaron los programas pero apegados a Morena en varios municipios.

Mencionó que el programa de apoyo de maíz y fertilizante, de un presupuesto de mil 500 millones de pesos bajará a mil millones, lo que contradice lo que argumentan de más apoyos al campo.

Indicó que si el gobierno federal no atiende sus peticiones, analizarán realizar movilizaciones en los estados donde tienen presencia.