Dos familias pertenecientes al pueblo tseltal, integrantes de la organización Tsijibä bij (Nuevo Camino), que forman parte del Congreso Nacional Indígena (CNI), se encuentran sitiadas por grupos armados y vinculadas con autoridades del ejido Agua Clara, municipio de Salto de Agua, denunció el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba).

Señaló que el 4 de agosto de 2019, aproximadamente a las 7 de la mañana, un grupo de personas encabezadas por las autoridades ejidales agredieron físicamente a Pedro Díaz Pérez y Sebastián Díaz Pérez, habitantes de Agua Clara, quienes se refugiaron en sus domicilios con sus familias.

Posteriormente los agresores realizaron disparos de armas de fuego, lanzaron piedras a las casas de las familias, golpearon con un machete a María Guillén y amenazaron con violar a una menor de edad.

De acuerdo a testimonios del Frayba, “alrededor de las 12:00 horas del día domingo, personas vinculadas a una organización en la región arribaron en varios vehículos portando armas de fuego, rodearon las casas, las rociaron con gasolina y amenazaron a las dos familias con quemarlas; en riesgo siete menores de edad, dos mujeres y ocho hombres”.

El organismo señaló que al día siguiente, familiares de las personas sitiadas acudieron a la Fiscalía del Ministerio Público de Salto de Agua a poner la denuncia formal por los hechos de violencia; el Ministerio Público solicitó que tenían que llegar las víctimas el día miércoles 7 de agosto a ratificar la denuncia, lo cual representa una omisión para proteger la vida, la seguridad e integridad personal de las familias.

Así también exigieron se investigue de manera urgente y efectiva los hechos de violencia y sancionar a los responsables.