Trabajadores son gaseados por policías

Trabajadores que exigen explicaciones al presidente municipal de Arriaga, debido a los problemas en los pagos de sus quincenas, fueron impedidos de ingresar al ayuntamiento por parte de elementos de la policía, y tras un desencuentro, los uniformados terminaron por arrojar gas pimienta, denunció Óscar Villanueva, quien hasta el momento ocupa el cargo de secretario municipal.

Entrevistado sobre el tema, comentó que se convocó al cabildo a una sesión en punto de las 7:00 am para abordar distintos asuntos; los funcionarios llegaron a las instalaciones e hizo lo propio el personal (que se desempeña en otras funciones) para reclamar sus sueldos.

Al llegar al lugar, detalló, los uniformados solamente dejaron pasar a trabajadores a fines al presidente municipal José Alfredo Toledo Blas, situación que generó molestia con el otro grupo de personas.

A través de videos que circularon en las redes sociales se puede observar (de forma muy clara) cómo un elemento de la policía arroja una especie de gas a los empleados y hasta se escuchan frases como “no me empujes”.

Villanueva relató para Cuarto Poder que los uniformados lo intentaron detener y, en el forcejeo, le arrojaron gas pimienta, lo que consideró como una agresión; en la confusión, el líquido alcanzó a quienes ahí se encontraban.

Arriaga se ha convertido en el único municipio de Chiapas que, de marzo a la fecha, ha tenido a varias personas con funciones de alcalde; integrantes de la 67 Legislatura en el tercer mes de este año nombraron a Ovidio García Santos como concejal presidente, tras la salida de David Parada, quien fue relacionado con el asesinato del activista Sinar Corzo.

Después fueron restituidos los derechos políticos de los integrantes del Cabildo que, denunciaron, fueron obligados a dejar el cargo.

El 24 de julio de este año, diputadas y legisladores de la Comisión Permanente del recinto legislativo eligieron a José Alfredo Toledo Blas como alcalde de la zona, pero los problemas no se resolvieron; por el contrario, se agudizaron y generó división en dos grupos.

La situación política en Arriaga es complicada, ya que la decisión de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que ordenó que todos los antiguos regidores regresaran a sus funciones, trajo como consecuencia que la conformación del Cabildo pasara de seis a nueve personas y lo peor, dos equipos de trabajadores.

Comentó que nunca les informaron bajo qué argumentos se eligió a Toledo Blas como alcalde en Arriaga porque, se suponía, el primer regidor tendría que ocupar el puesto de alcalde pero se lo dieron a otra persona y eso agudiza las confrontaciones.

Finalmente, Villanueva comentó que han acudido a distintas instancias gubernamentales a fin de que existan mejores condiciones para resolver las diferencias políticas y de ingobernabilidad que hay en el ayuntamiento, pero no han logrado conciliar.