Tras 6 años, invasores dejan el Cañón del Sumidero

Adrián Méndez Barrera, director de la Frontera Sur, Istmo y Pacífico Sur de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), confirmó el operativo de desalojo que finaliza con la última invasión establecida dentro del Parque Nacional “Cañón del Sumidero”, que en total abarcó 47 hectáreas durante los últimos seis años.

Desde 2013, en el Parque Nacional se establecieron de forma ilegal, los predios conocidos como: “Vida Mejor”, “Nueva Esperanza”, “Los Ángeles”, “Manuel Velasco y Ampliación Leticia Coello”, “Nueva Esperanza II” y “Las Granjas I y II”, todas ellas acumulan un aproximado de mil 50 familias que realizarían afectaciones a la conservación e inclusive al turismo. Después de varios operativos, ya no están.

Este último desalojo fue coordinado por la Fiscalía General de la República (FGR) en Chiapas, la cual cumplimentó el Cuarto Procedimiento de Recuperación de un Bien Nacional, a fin de restituir 8.2 hectáreas más.

Durante este operativo en el predio conocido como “Manuel Velasco Coello”, fueron desmanteladas 235 viviendas: 100 de material de block y láminas, 60 de madera y láminas y 75 casas provisionales.

Méndez Barrera comentó que con este último operativo se recuperaron 47 hectáreas del Parque Nacional, en la que describió que ahora, se iniciará una estrategia integral para que en primera se saquen los materiales del área natural y otras medidas para que no avance la mancha urbana.

“Sólo encontramos a 17 familias que no quería salir, pero le mostramos la sentencia del juez y al enseñarles tuvieron que acatarla. Estas personas fueron engañadas por muchos líderes para quedarse en el sitio”, comentó el director.

En efecto, María Angela Ancheyta López, una persona que vivía ahí, comentó que dieron 26 mil pesos a la organización encabezada por “Don Terán, Cecilio y Luis”, para colocar postes de luz y calles.

El director añadió que prevén que con estas medidas las administraciones futuras no sean omisos en el tema de las invasiones, ya que es faltar a la ley.

“El gobierno actual no quiere a nadie por encima de la ley y se demuestra con hechos, las autoridades, sea quien sea, debemos cumplirla. A todos nos va mejor, la idea es que la ciudadanía esté al tanto y pida cuentas”, enfatizó.

Corrupción

El director de la Conanp, en anteriores entrevistas, comentó que la federación denunció a la administración estatal de Manuel Velasco Coello por la falta de apego el estado de derecho por las invasiones.

Méndez Barrera había manifestado que en el sexenio pasado se incrementaron “exponencialmente” el número de invasiones hacia las diferentes reservas federales y estatales, por lo que, pidieron se instalará una mesa de seguridad para que se actuara en la materia, pero nunca sucedió.

“Presentamos siete denuncias importantes y no pasaban, evidenciábamos todos los delitos que se violaban y no procedían. Denunciamos la presencia de corrupción al interior de las instancias gubernamentales, porque favorecían desde los notarios públicos con escrituras apócrifas; personal al interior con tenencia de la tierra y a la Secretaría General de Gobierno por realizar acuerdos como la toma de casetas por parte de dichos grupos para mejorar sus ingresos”, argumentó.

Federico Méndez Natarén, titular del área jurídica de la Conanp, indicó que la situación es lamentable, ya que las invasiones cometen delitos que van desde el uso de un bien perteneciente a la nación y en contra de la biodiversidad, en la modalidad de desmonte y destrucción de vegetación natural, cambio de uso de suelo e incendio.

Méndez Natarén, manifestó que desde el 2003, cuando la Conanp recibe la administración del Parque Nacional Cañón del Sumidero, Lagunas de Montebello y Palenque, han tenido una problemática fuerte y constante con las invasiones, ya que el crecimiento de la mancha urbana ha hecho que dichas áreas se encuentren pegadas a casas, lo que significa una afectación directa.

Indicó que las invasiones operan en lugares presuntamente “desocupados”, pero bien se sabe que toda tierra tiene un dueño, ya sea nacional, particular o social. Sin embargo, las condiciones locales de pobreza extrema también han representado un factor al momento de no conseguir los recursos necesarios para encontrar una casa, por lo que deciden invadir.

Medio Ambiente

Las afectaciones por invasiones tiene diversas consecuencias como el aumento de la temperatura y lluvias extraordinarias que serían incontrolables para las más de mil colonias cercanas y las 700 mil personas que viven aledañas al Parque Nacional con una extensión de más de 150 mil hectáreas.

Méndez Barrera comentó que han pronosticado que la recuperación de esta maravilla natural podría llegar a verse hasta después de 15 años y cada hectárea representa una versión de entre 30 a 50 mil pesos para reforestar.