Volcanes en Chiapas permanecen inactivos

De acuerdo a los parámetros con los que los investigadores miden los volcanes localizados en la entidad, estos se mantienen en un margen que no señala alguna anormalidad, por lo que no existe riesgo de desastre, comentó Silvia Ramos Hernández, directora del Instituto de Investigaciones en Gestión de Riesgos y Cambio Climático, de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach).

Lo anterior durante la conferencia magistral “Situación actual de los volcanes de Chiapas”, en el marco del Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres celebrado este 13 de octubre, organizado por la universidad y el instituto.

Una de las mayores interrogantes en los últimos años es por qué hay personas viviendo en las regiones volcánicas alrededor del mundo.

En ese tenor, la doctora comentó que las sociedades siempre han buscado regiones de gran diversidad, ricas en recursos naturales y alta productividad agrícola, y ese es el caso de las regiones volcánicas en el mundo. Particularmente tienen un clima tropical, como en América Latina.

En el caso de México y Chiapas, no son la excepción. En nuestra entidad, la región de mayor densidad poblacional es el Soconusco, que es precisamente la más generadora de cultivos básicos como maíz, frijol, hortalizas, frutas, café y otros, producidos sobre suelos volcánicos.

Esto se repite en Centroamérica, donde la mayor actividad agrícola se da en las regiones volcánicas, al igual que en otras partes como Hawái, islas Canarias, entre otras. También se distinguen por otros materiales extraídos en estas zonas, por la geotermia y, en las últimas dos décadas, por la actividad turística.

El turismo es una fuente importante de actividad económica en casi todos los lugares donde hay volcanes. “Parece que la actividad volcánica tiene un atractivo impresionante entre las personas, incluso muchas buscan acercarse a las zonas peligrosas, ahí la importancia de la regulación”, dijo.

Recordó la erupción del volcán Chichonal en 1982, que tomó por sorpresa a Chiapas. Tuvo dos explosiones, una el 28 de marzo, con grandes columnas que se desplazan a la atmósfera, distribuyendo todo el material que arrojan y colapsando por las laderas del volcán.

Las explosiones más fuertes fueron el 3 y 4 de abril, con una columna más alta de hasta 30 kilómetros de altura, misma que viajó por todo el mundo e incluso se dice que cambió la temperatura mundial, lo cual fue medido por la NASA. En Chiapas, todo el territorio fue impactado.

La región de este volcán es muy visitado por propios y extraños; se pueden adentrar por las cañadas, con espacios muy atractivos donde se pueden ver los productos que arrojó, la alteración de los minerales desde el 82 a la fecha. “Algo impresionante es la capacidad de restauración que tienen los volcanes”, señaló.