Cursos y clínicas son necesarios para crecer
Entre los trabajos realizados, David Rodríguez puso énfasis en el análisis que los “coaches” deben hacer de sus jugadores. Diego Pérez/CP

Los tiempos han cambiado y por eso el papel que desempeñan los entrenadores en la actualidad van más allá de ser una figura respetada por jugadores, padres de familia y directivos.

David Rodríguez Rodríguez, instructor español con gran experiencia en rubros formativos, expuso para “Cuarto Poder” los aspectos que hoy en día debe desempeñar un “coach”, así como lo que necesitan los profesores en Chiapas para mejorar.

El entrenador de la Ibero en la Liga ABE (Asociación de Basquetbol Estudiantil) y coordinador de la academia del equipo Capitanes CDMX, que milita en la Liga Nacional de Baloncesto Profesional de México (LNBP), considera que la lectura será de mucha ayuda para incrementar sus conocimientos.

Por otro lado, sin ningún reparo señaló que en la entidad hay mucho trabajo por hacer, pero que los cursos y clínicas, entre otros procesos, harán que poco a poco, los estrategas vayan ampliando sus horizontes en el Baloncesto.

“El nivel es medio. Falta mucho en el aspecto de terminologías, de cómo preparar los entrenamientos de forma general, que incluye saber cuándo hacer la carga máxima y cuándo no. Ese es un tema en el que todavía estamos un poquito ‘cojos’”, comentó.

Aunado a la necesidad de asistir a este tipo de actividades de capacitación, Rodríguez Rodríguez reconoció que el rol de los “coaches” en estos tiempos no solo se queda en el aspecto deportivo.

Semanas atrás, el instructor español trabajó con un grupo de profesores chiapanecos, como parte de la Clínica Internacional de Arbitraje. “Vimos aspectos de cómo pueden hacer el ‘scouting’ (búsqueda) de jugadores, cómo poder mejorar a los mismos desde los partidos, cómo reconocer a los nuevos talentos y sobre todo cómo analizar las jugadas desde las gradas”, dijo.

Finalmente, desde su perspectiva general del país, David Rodríguez ha visto un crecimiento significativo e indica que la nueva generación de entrenadores, ávidos de conocimientos, será fundamental para el crecimiento del Basquetbol mexicano.