Legado de Lisandro Martínez debe resurgir

Al conmemorar 64 años del nacimiento de Lisandro Martínez Pozo, “La Licha”, su legado como impulsor de la nueva época del Club Deportivo Municipal sigue vigente, aunque actualmente no pasa por uno de sus mejores momentos.

Lisandro Martínez de la Rosa, hijo del finado exjugador profesional y quien ayudó a revivir las glorias del club capitalino, compartió con “Cuarto Poder” su sentir respecto a la labor de su padre. En compañía de su familia y entre anécdotas, recordaron como “La Licha” ejerció siempre como un maestro y un alumno.

A 6 años de su partida, Martínez de la Rosa valora el legado que le dejó: su amor por el Futbol y por la camiseta del CD Municipal. “Muchos hablan y dicen que la idea de rescatar al Municipal vino por las ganas que tenía mi papá de volver a jugar Futbol. Como lo he platicado en otras ocasiones, la idea nació firmemente a finales del 2012, ya que por ahí de mayo de ese mismo año, yo me encontraba cursando la preparatoria y tenía un equipo con el cual dimos un buen espectáculo en un torneo entre diferentes escuelas, y yo invité a mi papá a vernos en un partido clasificatorio. Fue en las instalaciones del Itesm (Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, donde alguna vez dirigió a un representativo), y quizá fue la nostalgia o mi insistencia de que nos dirigiera en una liga amateur lo que hizo que el tema se volviera un poco más recurrente, y un día, en noviembre, me dijera: ‘¿Estás seguro? (de crear el equipo). Porque si le vamos a entrar, le vamos a entrar con todo”, relató.

Asimismo, recordó que la siguiente semana tuvieron un acercamiento con la directiva de la Liga Municipal para jugar un amistoso en el estadio Flor del Sospó, y antes del encuentro surgió la propuesta de llamar a este conjunto Municipal, igual que aquel club que medio siglo atrás promovió el maestro Alfredo Ovilla Martínez. De este modo, el 2 de diciembre del 2012 comenzó una nueva era, “el nacimiento de un sueño”, como su padre lo llamó, pues no solo se quedó en una escuadra de Futbol sino en varios puntos que se cristalizaron, como la casa museo para exhibir trofeos y prendas del club. La base de ese sueño fue el nuevo cuadro juvenil, por el que han pasado hasta la fecha alrededor de 200 jóvenes que se han llevado la enseñanza de amar el Futbol amateur.

“A la par de que se desarrollaba el proyecto, mi papá quería compartir esa satisfacción que él tenía por revivir un legado. Fue entonces que buscó, en primer lugar, al licenciado César A. Ovilla Marroquín y a doña Sonia de Ovilla, herederos del legado del profesor Alfred Ovilla, para pedir su anuencia de seguir con el proyecto, con el nombre y con el legado de don Alfredo, ‘El Grande’”.

Se organizó un sinnúmero de encuentros, convivencias y entregas de reconocimientos, sin dejar de lado al representativo de segunda división. En junio del 2017, a casi 5 meses del fallecimiento de “La Licia” Martínez, se inauguró la casa museo y llegó la consolidación del Municipal como asociación civil.

“Hoy por hoy, el sueño que comenzamos en el 2012 está fracturado. La mesa directiva presidida por el ingeniero Fernando Lázaro, el contador Mario Villafuerte (tesorero), Fernando Pérez Castro, “El Zurdo” (secretario), y Gilberto Valencia Escamilla, “El Achihual” (comisario), no ha convocado a nuevas elecciones, siendo que su periodo caducó en diciembre de 2021”, añadió.

Cabe resaltar que el cuadro de segunda división, la Jornada Deportiva Alfredo Ovilla y todos los eventos que se han realizado y gestionado del 2019 hasta la fecha han sido gracias al apoyo de exmunicipales como Jorge Cuesta; Arturo Rosales; Francisco Díaz, “El Mono”; don Jacinto Maza; Roger Ruiz, “El Chorizo”; Alonso León, “Cornero”; don Pepe Velázquez; Pablo Jácome; Ricardo Guillermo Gutiérrez; Juan Carlos Alonso; Fernando Pérez y amigos de “La Licha” como Rafa Montesinos, Víctor García Gómez, Daniel Mora Sánchez, Edilberto Sarmiento Capito, así como de medios de comunicación y familiares de Lisandro.

“Recordando a ‘La Licha’, a 64 años de su nacimiento, la llama del Municipal no se extingue, el legado del profesor Alfredo Ovilla continúa y seguirá por muchos años más, porque no solo es una cuestión de ver al pasado sino de contribuir en el presente y sembrar hacia el futuro, por el deporte, por la salud, por el Futbol y por la sociedad”, sentenció Martínez de la Rosa.