Chiapa de Corzo una ciudad milenaria

Corría la década de los 50 y los arqueólogos de la Fundación del Nuevo Mundo investigaban ampliamente la ciudad de Chiapa de Corzo, por primera ocasión se hacía uso de la prueba de fechamiento del Carbono 14, con este método se realizaría toda una cronología de la depresión central del estado de Chiapas.

Ante este panorama, entre los años 2006 y 2010 un grupo de arqueólogos en el que estaba Emiliano Gallaga Murrieta, tenia la idea de ir a hacer arqueología de la arqueología y retomar el material orgánico para fechar, de nueva cuenta, ya que hoy en día el método del Carbono 14 es más preciso que hace 60 años.

“La idea era refinar esa cronología, eso fue el origen principal de la investigación, pero al abrir las áreas de excavación que no habían sido exploradas o al menos eso pensábamos nosotros, comenzaron a salir contextos nuevos como ofrendas y entierros; así dimos con el hallazgo de una ofrenda de hachas que se encontró en lo que sería la base de la escalinata del templo 11” relató el arqueólogo.

La exploración de ese espacio no pudo realizarse en una sola temporada (2006), por lo que cuatro años después (2010) volvieron a excavar en el montículo 11 o montículo del Tanque de Agua, para saber a qué fecha o qué subestructura correspondía dicho espacio.

Otra de las intenciones de esa investigación era saber la correspondencia entre Chiapa de Corzo con el sitio La Venta, debido a que se tiene conocimiento de que dicha ciudad tuvo una amplia relación con los olmecas del área nuclear de Tabasco, en ese sentido querían ver cuál era la cronología porque si se refina, se llega a la conclusión de que hay muy pocos años entre los citados asentamientos, por lo que es difícil saber cuál empezó primero.

Dicha investigación se encuentra en el libro Chiapa de Corzo, los origines de una comunidad milenaria escrito por Emiliano Gallaga y Lynneth S. Lowe, editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En entrevista con el autor de este libro, que se presentó en el Museo Regional de Chiapas, detalla que este es la culminación de todo un proyecto de investigación que se enfoca en toda esa parte que no se ve en las películas de Indiana Jones o sea, en el trabajo de gabinete, de análisis y conclusiones que forma parte de la difusión de su trabajo como arqueólogo.

La idea con este volumen, es que los lectores se encuentren con un libro de fácil lectura que no solo sea para sus colegas arqueólogos, que podrían entender los términos técnicos, sino para todos los interesados y conozcan más sobre una de los asentamientos más milenarios del estado.

“En el volumen hablamos de lo que descubrimos durante el trabajo de campo en el Montículo 11 o Montículo del Tanque de Agua que se realizó en dos temporadas (2007 y en 2010) en una, localizamos una ofrenda de hachas y en la otra lo que sería una de las tumbas reales más antiguas de Mesoamérica, que data de cerca de tres mil años de antigüedad y que en su momento fue algo fenomenal” explicó.