Brad Pitt se detiene con cada uno de sus fans y firma desde portadas de películas de otras épocas (como Snatch y Bastardos sin gloria) hasta pósters de la más nueva: Había una vez en Hollywood.

También se toma su tiempo para regalarle a alguien una selfie y hasta posa con un sombrero negro de charro al que sus seguidores le pintaron su nombre. Es su noche y viene decidido a compartir el momento con el público mexicano.

El actor estuvo presente en la premier y alfombra roja de Había una vez en Hollywood, que se realizó dentro de Plaza Toreo Parque Central. Rodeado de fans que esperaron hasta 15 horas para verlo, así como la prensa nacional, el actor estadounidense arribó al lugar pasadas las 19:00 horas.

Relajado, con sombrero y su característica sonrisa, compartió un poco de lo que espera del filme ahora que llega a México. “Creo que los mexicanos realmente se van a divertir con la película; hay una fascinación con Hollywood, por supuesto, y con las películas de aquella época y con los filmes de Quentin Tarantino, yo veo esta película como una compilación de todo su trabajo junto, todo está aquí, así que si les gusta él realmente van a amar esta película y a mí me gusta Quentin”, comentó el actor.

Si bien el director del filme, que llega a cines nacionales el próximo 23 de agosto, fue el gran ausente (un día antes, el domingo, se anunció que había cancelado su visita) la cercanía de Brad con los asistentes fue suficiente.

El actor compartió un poco de cómo fue trabajar con el equipo. “Fue un buen tiempo, ya sabes, con Leonardo y Margot (Robbie) alrededor, un elenco genial, gente genial y todo está en la película”, indicó mientras de fondo se escuchaban los gritos de sus fans quienes al sonido de “Brad, Brad, Brad”, lo llamaban a seguir firmando autógrafos.