A siete días de que concluya el plazo, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) presentó la convocatoria para el Programa Nacional Estratégico para el Fomento de la Lectoescritura, que tendrá un presupuesto de hasta 100 millones de pesos.

Tras tomar las riendas del Consejo, María Elena Álvarez-Buylla apuntó que uno de los proyectos insignias de su administración sería la formación y fortalecimiento de proyectos de investigación que incidieran en la agenda de los problemas más apremiantes del país, como medio ambiente, salud, transición energética, a los que bautizó como Programas Nacionales Estratégicos (Pronaces).

Sin embargo, este programa no pudo operar en 2019 porque legalmente aún no estaba formalizado y la Secretaría de Hacienda no le etiquetó recursos. Fue hasta noviembre del año pasado que Conacyt comenzó a publicar las convocatorias de los Pronaces, en colaboración con otras instituciones, que concurren con ejes temáticos, como la Comisión Nacional del Agua y las secretarías de Medio Ambiente y Salud, pero muy poco se sabía sobre un programa dedicado al fomento de la lectoescritura, a tal grado que fue presentado siete días antes de que cierre su convocatoria.

El anuncio lo realizaron el viernes María Elena Álvarez-Buylla, directora general del Conacyt; Luciano Concheiro, subsecretario de Educación Superior; Eduardo Villegas, titular de la Coordinación de Memoria Histórica; Natalia Toledo, subsecretaria de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura, y Carmen de la Peza, directora adjunta de Desarrollo Científico del Conacyt.

“La idea es poner la investigación al servicio de los principales problemas nacionales, sin dejar de lado que para alimentar esta forma de investigación se debe partir del estímulo y desarrollo en los distintos campos del conocimiento”, expresó De la Peza.

Sobre el presupuesto, Álvarez-Buylla dijo: “Inicialmente, para echar a andar (este proyecto), el Conacyt ya comprometió recursos, un tope de entre 50 y 100 millones. El Conacyt se compromete para que los proyectos vayan cumpliendo metas y se renueven porque muchos de estos proyectos son de mediano y largo plazo”.

Agregó que estarán en pláticas con las secretarías de Educación y Cultura y con la Coordinación de Memoria Histórica para ver cómo “ir concurriendo en recursos”. La convocatoria está dirigida a la comunidad científica, a los docentes, las escuelas y universidades públicas, con el requerimiento de que haya colaboración entre ellos, por lo que el Conacyt capacitará y trabajará con la SEP para que los proyectos se puedan realizar.