Antes de que Disney fuera una máquina de filmes de Marvel o de la franquicia Star Wars, la compañía de animación además de hacer filmes animados, también producía largometrajes sobre deportes con un mensaje motivacional; sin embargo, eso dejó de suceder por darle prioridad a superhéroes y batallas intergalácticas.

Los filmes que hizo Disney se cuentan por decenas, algunos de ellos: The Mighty Ducks, The big green, Angels in the Outfield, Cool runnings o el último McFarland USA, hace más de cinco años y fue dirigida por Nikki Caro, quien este año estrenó la versión live action de Mulán.

La mayoría de esas películas gozaban de un presupuesto modesto y una buena recepción en taquilla, quizás esa sea una razón por la que ahora que la compañía ha lanzado su servicio streaming, Disney+, ha retomado este tipo de películas y la primera apuesta que hace es Safety, que tiene como marco el futbol americano.

“Por un tiempo la compañía apostó por grandes ‘blockbusters’, y este tipo de filmes más motivacionales y de lucha quedaron un poco de lado, pero ahora que llega esta nueva plataforma creo que es un lugar perfecto para que se presenten, además el ser un servicio global hace que llegue a más gente que si solo se presentara en cines o en canales de televisión”, comentó Reginald Hudlin, director del largometraje.

Esta nueva apuesta de la compañía narra la vida de Ray, joven universitario de bajos recursos en Clemson (Carolina del sur), quien se queda con la custodia de su hermano Fahmarr mientras su madre se recuperaba en un centro de su adicción a las drogas. Esta historia se basa en un hecho real que saltó a la fama en 2006 luego de que Oprah Winfrey presentará el caso en su show de televisión.

Safety es una película sobre la hermandad y la unidad en defensa del bien común, un mensaje que nuestra sociedad necesita más que nunca en este momento de pandemia. Se trata de la historia de un joven atrapado en una situación en la que el fracaso no es una opción.