Trey tenía cinco años cuando su padre se casó con Jada Pinkett. Creció siendo cercano a ellos, y convivió con sus medios hermanos. Sin embargo, una vez Will Smith confesó que para ambos fue difícil: “No siempre ha sido así entre Trey y yo. Nos peleamos por años después de mi divorcio con su madre. Se sintió traicionado y abandonado. ¡Es una bendición salvaje recuperar y restaurar una relación amorosa con mi hermoso hijo!”.

Actualmente, Trey Smith trabaja en el mundo de los videojuegos y se interesa por la tecnología.  Algunas de sus apariciones públicas las ha hecho en los Nickelodeon Kids Choice Awards, y en el estreno de Aladdin.