Escritor José Landa es galardonado en España
El escritor José Landa. Cortesía

El Premio Ciudad de Alcalá 2020 es para el escritor mexicano José Antonio Landa Rosas por su obra Los territorios del verano. A decir del jurado calificador, “este poemario propone, con voz coherente y sostenida, un mundo singular que se expresa con su propia musicalidad interior”.

En entrevista con el autor, habló de cómo nació este poemario y lo que siente al ser galardonado en la península ibérica.

Recientemente has sido condecorado con el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Alcalá 2020. ¿Cómo te enteraste del certamen literario?

Es un premio con mucha tradición en el medio de la poesía escrita en español, tanto en España como en Latinoamérica, muy respetado, serio y honesto. Se entrega en siete categoría; yo lo gané en poesía. Suele tener mucha difusión y aceptación su convocatoria que, por cierto, recibí por internet, como sucede cada vez más frecuentemente.

Yo ya conocía el certamen y, aunque uno compite pensando siempre en ganar, me llevé una sorpresa al recibir la noticia, porque es la primera vez que lo gana un mexicano y creo que es también la primera para un latinoamericano.

¿Cuáles son los temas que abordas en tu poemario Los territorios del verano?

Hablo del sur, de nuestro sur mexicano, sin ser explícito en el texto, pero particularmente un rincón en medio de la selva, en el rancho familiar donde transcurrió una parte de mi primera infancia, lo cual me sirvió para ficcionar poéticamente acerca de esa vida apartada del ruido mundanal, en contacto con la naturaleza e incluso con ciertas creencias religiosas.

¿Cómo nació este libro? ¿Cuál fue el principal motivo que te llevó a escribirlo?

Como una suerte de “revelación”, a través de recuerdos que se hicieron presentes. Algo me hizo evocar ciertos momentos del pasado y pensé: ¿por qué no hago un poema? Ese poema me llevó a otro y a otro y a otro, hasta que se convirtió en un libro más o menos extenso.

El poemario se distingue por jugar con la musicalidad, muy diversa, donde predominan los versos de largo aliento, un poco a la manera de otro libro mío, de hace muchos años: Sonidos como cascos de un galopar, pero en esta ocasión los intercalo con versos de arte menor, así como mayores pausas, reducciones de velocidad a la hora de leer e imaginar.

¿Existe un acercamiento con alguna editorial para publicar la obra?

Hipotéticamente el libro lo edita la institución convocante, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, de Madrid, en su colección Alcalá Poesía, aunque eventualmente también podrían publicarlo en mancuerna con un sello editorial independiente.

¿Qué importancia tienen los certamen de literatura que son abiertos a los escritores de todo el mundo?

Son buenísimos, imprescindibles a pesar del halo de azar que los rodea, porque nos oxigena a los poetas, nos ayuda materialmente. Y de esa manera, es una acción de mecenazgo que data de la antigüedad, como una manera de contribuir al desarrollo del arte, de la cultura, de la civilización.

Se trata de iniciativas que deben ser imitadas en cada vez más lugares del mundo, en todos los géneros. Promover, apoyar el arte, significa a quien lo haga.

¿Qué representa para ti como poeta ganar un certamen literario?

Es muy estimulante, una gran ayuda para dedicarle más tiempo a mi obra, a mi vida.

No es la primera vez que obtienes un premio convocado desde uno de los países que conforman la península ibérica. ¿Cuál fue el primero?

La primera vez obtuve solo una mención honorífica en un premio de Granada, en 2005, pero en 2009 ya gané el Premio Ciudad de Lepe, en Huelva.

¿Nos puedes comentar algo respecto a si estás escribiendo un nuevo título?

Yo suelo escribir mucho, sobre todo poesía, pero también narrativa, ensayo y lo combino a veces con la pintura. Ahora mismo concluí un libro de poemas que ya guardé en el cajón para desentenderme emocionalmente de él y después poder corregir con la sangre y la mente más frías.