Regresa la Feria Zona Maco, con novedades
Zona Maco estará abierta en el Centro Citibanamex de jueves a sábado, de 13:00 a 21:00 horas, y el domingo, de 11:00 a 19:00 horas. Cortesía

En febrero de 2020, en los pasillos de la Feria de Arte Zona Maco, los rumores acerca del covid-19 se multiplicaban, pero nunca se pensó que iban a pasar dos años para que la feria volviera a ser presencial. El día de la inauguración de la edición 2022, había muchas semejanzas con la cita de 2020: el gusto por las selfies, los recorridos con jóvenes coleccionistas para promover cómo comprar arte, los tumultos en ciertas galerías.

Con excepción del cubrebocas, que prácticamente todos usan todo el tiempo, de pasillos más amplios, y de la ubicación en otros de los salones del Centro Citibanamex —que hay que recordar que durante meses se transformó en hospital—, la “actitud de feria” está de regreso. Aunque todavía es pronto para saber si los coleccionistas responderán con el mismo entusiasmo de otros años, lo cierto es que no hubo las largas filas para ingresar como en otros años. Es verdad que para el público en general resulta complicada, por decir lo menos, la tarifa de 450 pesos mexicanos.

De acuerdo con la organización, son alrededor de 200 galerías las que este año participan. Y el recorrido muestra cómo predomina la pintura, y en cambio la instalación y, sobre todo, las esculturas están menos presentes. Al menos no son las grandes obras de otros años, y los espacios de las galerías, incluso las más reconocidas, tienen menores dimensiones. También hay piezas hechas con textiles, cerámica y materias orgánicas.

Un invitado que, tímidamente todavía, llegó este año, es el NFT (Non Fungible Token, unidad de valor no intercambiable). Por una parte, la propia feria anunció el lanzamiento de una criptomoneda, un token comunitario para desbloquear colecciones exclusivas de NFT de toda la web, acceso a eventos VIP e inclusión en este nuevo movimiento Web3 que, prometen, protege a todo el ecosistema artístico. Del tema, este viernes habrá una charla en la propia feria.

Por otra parte, en su cubículo número 58 y con la ayuda de un artista performancero que con un pequeño carrito de ventas recorre la feria, la galería Cam invita al público a comprar la obra de tres de sus artistas de forma física o a través de NFT. Federico Tello, artista del perfomance —quien es parte de La Pocha Nostra— le ofrece en su recorrido a los coleccionistas esta nueva opción de arte: NFT, dice, es generar un documento y registro visual, tecnológico, único, irrepetible, y ahí existe su subasta, su compra y su venta a través de tokens o monedas digitales.

Cam es la única que ofrece esa posibilidad y a través de un código QR se accede para entender el NFT. “Lo intangible ha sido la naturaleza del arte, desde siempre; el arte todo el tiempo nos habla de la pertenencia, y la no pertenencia. Se compra una pieza de un artista pero nunca te va a pertenecer el espíritu de un artista. Yo como artista radical creo que el arte es libre, y mueve economías; hay quienes vivimos del arte, pero la belleza del arte nunca le va a pertenecer a alguien, es autónomo. Esta tecnología desafía el sentido de la propiedad, se está reproduciendo en todas partes”, indica Tello.

Pero no puede decirse que las obras sean o estén abordando de muchas maneras las tecnologías que en estos meses atraparon tanto nuestro tiempo y concentración; tampoco hay en ellas unas referencias a la pandemia. De eso no se habla.