El actor Johnny Depp testificó que su exesposa Amber Heard lo “diezmaba verbalmente” con regularidad y describió el episodio donde le lanzó dos botellas de vodka, cortándole la punta de uno de sus dedos.

Todo ocurrió en Australia, donde se rodaba Piratas del Caribe. La actriz voló para acompañarlo, pero se molestó cuando uno de los abogados de Depp le pidió que, a modo de protección, firmara un posible acuerdo posnupcial.

El histrión explicó por qué estuvo con Heard de 2015 a 2017. “Supongo que me quedé porque mi padre se quedó (con mi madre, quien también los violentaba). No quería fracasar. Quería intentar que funcionara. Pensé que tal vez podría ayudarla”, declaró.