A la hora de hablar de la postura de Sofía Vergara acerca de la cirugía plástica, un tema controvertido en la meca del cine, hay que comenzar por apuntar que la guapísima colombiana ha comentado en varias ocasiones la posibilidad de que en un futuro no muy lejano acabe por someterse a una reducción de pecho más por necesidad que por estética, para prevenir posibles dolores de espalda.

Sin embargo, hasta la fecha no ha sentido la necesidad de pasar por quirófano sin importar lo que digan las malas lenguas, que atribuyen sus curvas al buen hacer de un cirujano de confianza.

Ella siempre ha sostenido que sus atributos naturales son precisamente eso, una consecuencia de su genética y del hecho de que sea madre y nunca se ha mordido la lengua cuando le ha tocado responder a los comentarios que se atrevían a afirmar lo contrario en las redes sociales.

Esta misma semana se ha vuelto a encontrar con un desagradable mensaje en su cuenta de Instagram que insistía una vez más en que se había realizado varios retoques, en esta ocasión en el rostro, para prevenir los estragos del paso del tiempo y que el resultado final no le hacía justicia a su supuesta belleza original.

“¿Con qué me la cambié? ¿Con la vejez?”, contraatacó rápidamente la estrella de Modern family. “Sí, eso pasa a los 47 años. Tú tampoco te vas a salvar. Nos pasa a todas”, concluyó.