¡Infiltrados!

En este mismo espacio lo hemos afirmado: El fracaso inicial de la Guardia Nacional en el combate a la delincuencia organizada, tiene su origen en la filtración de la información que propician mandos policíacos estatales y municipales, que asisten diariamente a las Mesas de Seguridad en la Frontera Sur y en aquellos lugares donde ya tiene presencia en el país.

Andrés Manuel López Obrador, en su Primer Informe Presidencial del pasado domingo 1 de septiembre, aceptó la existencia de un contubernio autoridad-delincuencia, y este día 4, el secretario de Seguridad Federal, Alfonso Durazo Montaño, precisaría que los trabajos de Inteligencia, señalan en principio a 50 de los dos mil 458 municipios de México, donde sus policías tienen vínculos con el crimen organizado.

El responsable civil de la seguridad en el territorio nacional, asegura que tiene muy claro el mapa de criminalidad en el país, por lo que es necesario el mejoramiento policial en los estados y municipios de la república, pues aún con su eficacia y dimensión, la Guardia Nacional será insuficiente si los gobernadores y alcaldes no hacen su parte.

Una urgencia de respuesta necesaria y contundente, ante la violencia e inseguridad  imperantes, que llevaría este miércoles al mismo Jefe del Ejecutivo Federal, a convocar desde Palacio Nacional, a los mandatarios de la geografía nacional, a depurar a las Corporaciones de Policías estatales y municipales, “para que no haya contubernio ni complicidad con la delincuencia”.   

Desde la Frontera Sur de México, hemos aseverado y lo seguimos haciendo, que la Guardia Nacional, se ha convertido en los municipios limítrofes con Guatemala, en una institución de seguridad que no ha respondido a las demandas planteadas por la ciudadanía, al incurrir en una subordinación a las Corporaciones locales y federales.

Impresión de que tampoco están operando adecuadamente los Servicios de Inteligencia tanto el Ejército como de La Armada, y por lo mismo no cumplen con el objetivo básico de suministrar a la nueva Corporación militar, la información que le permita estar un paso delante de las bandas delictivas y ser garante de la seguridad nacional.

Demasiadas complicidades de las autoridades policiales civiles, que han sido determinantes para la no disminución de los cada vez más elevados índices delictivos, propiciados en mucho, por una delincuencia organizada proveniente del “Triángulo de la Muerte” (Honduras, El Salvador y Guatemala), que se ha atrincherado en las jurisdicciones fronterizas, para cometer todo tipo de ilícitos.

Surgimiento de una inestabilidad social inédita en la Región Soconusco, desde mediados de octubre de 2018, al ser invadida por varias centenas de miles de migrantes manipulados, a los que ha sido imposible someter a un control migratorio y sanitario, para evitar riesgos a 130 millones de mexicanos.

Transcurrir de casi 11 meses, en que se ha pasado de una amplia simpatía y solidaridad hacia los migrantes, hasta llegar a los días actuales en que el miedo se ha apoderado de los más de un millón de habitantes de los municipios Soconusco-Costa y Sierra, a donde continúan arribando todos los días, día y noche, contingentes numerosos de extranjeros indocumentados de muchas nacionalidades del mundo, que insisten en su propósito de llegar a como dé lugar, a la Frontera con Estados Unidos, sin importar que exista el bloqueo del “muro humano”, constituido por militares de la Guardia Nacional.

Una Frontera Caliente, escenario de constantes acciones delictivas de las pandillas “maras”, que se disputan territorios mediante el uso de armas letales con saldos elevados de muertos y heridos, como quedaría registrado este martes 3 de septiembre en horas de la mañana y tarde, en las zonas rural poniente y urbana norte de Tapachula.

Enfrentamiento de bandas de la “salvatrucha 13 y barrio 18”, en la colonia Alvaro Obregón, distante 10 minutos de la cabecera municipal, con saldo de un hondureño asesinado a balazos, en tanto otro de la misma nacionalidad, junto con un salvadoreño, resultan heridos.

Disparos de armas de fuego a las 18.30 horas, con duración de 30 minutos, que rompe el silencio y la paz en la colonia Colinas del Rey, que obliga a sus pobladores a refugiarse en sus casas, quedando las calles desiertas en las inmediaciones del conflicto bélico. Otro hondureño es impactado y fallece; un salvadoreño es blanco de las balas.

Intensa actividad delictiva, un día sí y otro también, como la ocurrida el lunes 2 de septiembre, también en la gran urbe tapachulteca, en que serían asaltadas las oficinas de recaudación de la Comisión Federal de Electricidad, en el céntrico crucero de la novena avenida  norte y 23 oriente.

Fueron dos los delincuentes, aparentemente centroamericanos por su forma de hablar, los que llevaron a cabo el atraco, en los momentos en que los empleados habían concentrado en una bolsa de lona, una cuantiosa cantidad de dinero acumulada en los cajeros automáticos. Los empleados fueron encerrados, para dar margen a la huida de los delincuentes, a bordo de una motocicleta sin placas. Otro datos, es que  sería la segunda vez, en lo que va del año, en que se ha suscitado un robo.

Diferentes formas de inseguridad y violencia en la Zona limítrofe con América Central, que este tercer día de septiembre, fue por enésima vez foco de atención nacional e internacional, al amotinarse poco más de 300 migrantes africanos, para exigir de nueva cuenta al Gobierno Federal, la expedición de los pases que les permitan transitar por el territorio nacional hasta llegar a la vecindad con la Unión Americana e internarse de manera indocumentada a la Unión Americana.

Esta vez fueron más allá de la protesta al incurrir en un violento, al agredir a los elementos de la Guardia Nacional (300 militares), y Policía Federal (60 agentes), comisionados en el exterior de las instalaciones para su contención y evitar que ingresen a la fuerza al Centro de Atención Migratoria Siglo XXI.

En un movimiento sincronizado, los extranjeros se abalanzaron sobre la carpa puesta en el área de estacionamiento, para brindar servicios médicos y de primeros auxilios a los extranjeros, destruyendo sillas y mesas, además de materiales de curación y medicamentos.

Una rápida operación que tomo de sorpresa a los dos contingentes federales de seguridad, que reaccionaron tardíamente ante la avalancha humana, a la que no importó que tal espacio había sido colocado luego de sus exigencias de contar con este tipo de apoyo, que motivó la intervención a su favor, de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR); el organismo de las Naciones Unidas con el mismo propósito (ACNUR), además de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Desbordamiento en la Frontera Sur, de diversas formas de violencia, que se integran a una suma global en el territorio nacional, afectado por una vorágine de inseguridad y hechos de sangre a la alza, según las estadísticas oficiales y de los informes de las poblaciones donde se registran.

Reporte este lunes 2 de septiembre, del Gabinete de Seguridad Federal que encabeza el Presidente de la República, que reconoce que agosto de 2019, ha sido el segundo mes más violento de 2019, al ocurrir dos mil 469 homicidios –un promedio de 79 al día-, superado por junio, que ocupa hasta ahora el primer lugar de estos ilícitos.

Preocupación Presidencial por el contubernio autoridad-delincuencia, que se manifestaría en su gira del lunes 2 de septiembre por el estado de Sonora, en Hermosillo, durante la conferencia de prensa mañanera, con la presencia de la gobernadora Claudia Artemiza Pavlovich Arellano, en la que el secretario de la Defensa Nacional Luis Cresencio Sandoval González, daría a conocer que en la entidad existe una penetración del crimen organizado en los cuerpos policiales.

Revelación sobre la marcha, de la respuesta a esta problemática, mediante la aplicación de una estrategia dirigida a los municipios de Cajeme, Hermosillo, Guaymas, Empalme y Navojoa, en donde elementos del Ejército y La Armada, serán las cabezas de la seguridad pública, que permitirá iniciar un proceso de depuración policial. 

Tareas en las que la Secretaría de Marina tendrá una participación importante en el proceso iniciado el mismo lunes en Guaymas y Empalme, en las que se realizarán de inmediato las evaluaciones de confianza obligadas.

Investigación de los Servicios de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, que permite precisar que Cajeme y Hermosillo, son los municipios con mayor incidencia de homicidios, mientras que en el resto del territorio, que tiene una colindancia muy extensa con Estados Unidos, actúan grupos delictivos que se disputan las áreas para sus actividades criminales, que ya se tienen identificados.

Datos por demás trascendentes para la seguridad de Sonora, los expuestos por el titular de la Sedena, al afirmar que existe ineficiencia de los cuerpos de seguridad estatales, como consecuencia de la falta de efectivos, que propicia un faltante de 40 por ciento de los elementos requeridos para brindar seguridad a la población.   

Gradual despliegue de mil 186 agentes de la Guardia Nacional, que para diciembre serán mil 800, que actualmente cuentan con el respaldo logístico de cuatro mil 323 soldados del Ejército Mexicano, a los que se agregan 568 de la Marina; 706 efectivos de la Policía Federal; mil 173 policías estatales y tres mil 963 municipales.   

El secretario de la Defensa Nacional, subrayaría la necesidad de incrementar en tierras sonorenses, las operaciones de inteligencia, en coordinación con todos los niveles de gobierno, para poder lograr tener un impacto en los ámbitos operativo y logístico de las organizaciones criminales.

Lo que ahora se reconoce en Sonora en cuanto a la ineficacia de las Policías y su contubernio con las bandas delictivas, evidencia el fracaso de mandos militares en el retiro,

que en las décadas recientes se hicieron cargo en la mayoría de los estados de la república, de las Corporaciones de seguridad civiles, que ahora se pretende corregir con la intervención directa de la Sedena y Marina.

Una realidad indiscutible, que se acepta en su solución, ante la emergencia de índices altos de inseguridad y violencia en el país, aunque lo idóneo es que la sociedad se mantenga muy pendiente de esta injerencia todavía más directa de las Fuerzas Armadas, en tareas que por norma constitucional corresponden a civiles.

No hay de otra, por lo pronto, pero esta transformación que se pretende para contar con Corporaciones policíacas más confiables, deberá estar acompañada de relevos de personal corrupto por gente de probada capacidad y honestidad, con la convicción plena de salvaguardar vidas y patrimonios de la sociedad.

Chiapas debería ser para el Presidente Andrés Manuel López Obrador, la siguiente escala en estas prioridades de combate a la corrupción, como apoyo a los esfuerzos del gobernador Rutilio Escandón de brindar a los chiapanecos, paz y la armonía, en una Frontera Sur que requiere todavía mayor atención e intervención del Gobierno de la República, al estar de por medio la seguridad nacional.

Premio Nacional de Periodismo 1983 y 2013. Club de Periodistas de México.

Premio al Mérito Periodístico 2015 y 2017 del Senado de la República y Comunicadores por la Unidad A.C.