La costera de mal en peor

No solamente se ha convertido en la carretera más peligrosa de Chiapas al contabilizar decenas de accidentes en este año que han dejado más de 35 personas fallecidas y un centenar lesionadas, aparte de daños materiales millonarios; el consorcio Asociación Público Privada (APP) Arriaga-Tapachula, S.A. de C.V. más pareciera haber sido contratada para frenar el desarrollo regional de las regiones Costa, Soconusco y Frontera Sur de Chiapas que para reparar y darle mantenimiento por diez años consecutivos a la más importante vía de comunicación de esta zona.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a cargo de Javier Jiménez Espriú, no escucha los reclamos de los usuarios que tienen meses exigiendo que no solamente se agilicen los trabajos sino que se hagan con responsabilidad y se garantice la seguridad para circular. Todos los días nos enteramos de accidentes, muchos de ellos de graves consecuencias por la falta de señalización en las obras que van más lentas que una tortuga.

Empresarios exportadores e importadores que comercializan con Centroamérica, ya lanzaron el grito porque existen algunos tramos en reparación que tardan horas para permitirles la circulación, generándoles pérdidas económicas. Antes se quejaban por los bloqueos a causa de conflictos sociales o magisteriales, ahora es por una obra que debe de estar regulada por la SCT.

A la empresa le fue concesionado el tramo de la carretera federal Mex-200 (Arriaga-Tapachula), entre los kilómetros 47+000 y 283+500, con una longitud lineal de 236.5 kilómetros y equivalente de 473.0 kilómetros, ubicados en el estado de Chiapas. El proyecto consiste en la reconstrucción y rehabilitación del tramo carretero de todos sus elementos (pavimento, puentes y estructuras, drenajes, terracerías, señalamiento, barreras y defensas, derecho de vía) en los primeros dos años y 6 meses, así como la conservación periódica y rutinaria y los servicios de vialidad durante todo el periodo del contrato (2018-2028).

Para esa obra el gobierno federal destinó casi cinco mil millones de pesos y no se ven los avances, es más, especialistas en el ramo consideran que la estrategia de la empresa responsable es la causante de pérdidas millonarias al sector productivo y lamentan que no haya supervisión de la SCT que durante años ha mantenido abandonada esa carretera, cuando por ahí pasa más del 90 de todas las exportaciones e importaciones que se realizan entre México y Centroamérica.

De acuerdo con el contrato, la SCT tiene como responsabilidad vigilar el desarrollo del proyecto y el cumplimiento de los estándares de desempeño, así como dar seguimiento al programa e incluso monitorear los beneficios. Hasta ahora, lo que ha traído esa obra son perjuicios, accidentes, pérdidas de vidas, lesionados y daños materiales millonarios, pero la empresa no se hace responsable de esos hechos, en todos los casos los culpables son los conductores.

El consorcio APP Arriaga-Tapachula, está obligado a rehabilitar y conservar 473 kms de longitud equivalente para cumplir con los 15 Estándares de Desempeño a más tardar a finales del segundo año –ya lleva 15 meses- del contrato, y manteniéndolos hasta la terminación del mismo; adecuar a la normativa vigente el señalamiento y las defensas y barreras existentes; instalar el señalamiento y los elementos de seguridad vial faltantes; rehabilitación y mantenimiento de más de 200 puentes; rehabilitación y mantenimiento de más de 1689 obras de drenaje; adecuar a la normativa vigente el señalamiento, defensas y las barreras existentes e instalar el señalamiento y los elementos de seguridad vial faltantes.

De acuerdo con especialistas, los avances son mínimos y los materiales utilizados de pésima calidad, presumiéndose que desde la Secretaría de Comunicaciones y Transportes se protege a los responsables de la obra y con ello, podrían darse actos de corrupción, de tal manera que los sectores productivos y sociales de esta región del país tienen que seguir aguantando quien sabe por cuánto tiempo más a que agilicen las obras y dejen una carretera Costera con sus cuatro carriles operando con normalidad.

A escena

Ayer el gobernador Rutilio Escandón Cadenas realizó una gira por Huixtla y Tapachula; en el primero de los municipios hizo entrega de ayudas a damnificados las severas lluvias que provocaron inundaciones en los últimos días y desde donde lanzó una advertencia a funcionarios públicos estatales y municipales, quienes piensan que el combate a la corrupción es sólo parte de un discurso, porque “si así lo creen, aténganse a las consecuencias”. Ahí también el jefe del Ejecutivo chiapaneco entregó equipamiento a 26 planteles educativos y se hizo un reconocimiento a las autoridades municipales por los trabajos de prevención con desazolve de drenes y arroyos. El alcalde José Luis Laparra Calderón, reconoció el respaldo de los gobiernos estatal y federal que respondieron de inmediato ante la emergencia a causa de las lluvias atípicas. En Tapachula, Rutilio Escandón fue testigo de la operación de nuevos negocios que vienen a generar empleos y es muestra de la confianza de los inversionistas en Chiapas… El fenómeno migratorio africano está causando serios problemas y por ello el Instituto Nacional de Migración ha determinado instalar unas oficinas alternas para atender exclusivamente a los extracontinentales que se encuentran por miles en esta región de la frontera sur. Derivado del seguimiento que le hemos dado, hay quienes con razón consideran que el gobierno federal debe hacer respetar las leyes y a las instituciones nacionales que “están siendo ofendidas por extranjeros que al entrar de manera ilegal a México, transgreden la soberanía de nuestro país”. Las autoridades han ratificado que la política migratoria es de respeto a los derechos humanos de estos, pero habrá que velar también por el de los mexicanos… Hasta la próxima.