Un médico que trabajaba en el Hospital General de Iztapalapa de la Ciudad de México que fue acusado de violación por una paciente con insuficiencia renal terminal en abril de 2018, y de negarle luego el servicio de hemodiálisis para evitar que lo denunciara, fue detenido el pasado jueves por elementos de la procuraduría capitalina.

El nefrólogo Agustín “N”, de 45 años, y que también laboraba en el IMSS, evitó varios meses su captura, pero desde el viernes está en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente. El juez determinó prisión preventiva mientras se define su situación jurídica.

El médico citó a Wendy “N” con engaños en la clínica 120 del IMSS para practicarle estudios, pero en uno de los consultorios la atacó. La afectada quedó embarazada, pero debido a la fragilidad de su salud tuvo un aborto espontáneo.

La abogada de la víctima, quien halló a tres mujeres atacadas de la misma manera por el acusado, confirmó que el miércoles un juez definirá si vincula a proceso al médico.