De nueva cuenta, las casas vinculadas con el cártel Jalisco Nueva Generación y el de Tijuana fueron desdeñadas por los asistentes a la cuarta subasta del Gobierno Federal.

En el evento, organizado por el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) en el Complejo Cultural de Los Pinos, se vendió la casa del empresario chino-mexicano, Zhenli Ye Gon, cuyo precio de salida es de más de 95 millones de pesos.

Entre los inmuebles ofertados hay cuatro lotes que ya habían sido ofrecidos en la subasta de junio pasado y que no lograron venderse.

Nuevamente estos inmuebles fueron rechazados por los asistentes.

Se trata de predios transferidos por la extinta Procuraduría General de la República (hoy FGR), dos de ellos se encuentran en Metepec, Estado de México y los otros dos están relacionados con cárteles de la droga pero no hubo interesados en ellos y los lotes fueron declarados desiertos.

Se trata de la casa de Francisco Javier Arellano Félix, “El Tigrillo”, uno de los líderes del extinto cártel de Tijuana.

El inmueble se ofertó en 15 millones 303 mil pesos y está ubicado en el lote 1 manzana 4 del Fraccionamiento Campestre Rancho Leonero en Santiago Los Cabos, Baja California Sur.

También la casa en Jiutepec, Morelos que fue incautada a Raúl Flores Hernández, “El Tío”, supuesto operador financiero del cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) cuyos negocios ilícitos fueron vinculados con el futbolista Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez, a quienes el Departamento del Tesoro de Estados Unidos señaló entre la lista de personas relacionadas con el narcotráfico y en México las autoridades congelaron sus cuentas.

El precio de salida de la casa del “Tío” fue de seis millones 419 mil pesos y está ubicada en Llamarada 193, Fraccionamiento Residencial Sumiya, Jiutepec, Morelos.