El derrame de ácido sulfúrico por parte de Grupo México al Mar de Cortés, conocido como el Acuario del Mundo, provocó la muerte de un indefinido número de peces y ostiones en el área marítima de la Administración Portuaria Integral de Guaymas (Apiguay).

A través de evidencia fotográfica se puede detectar una docena de especies marinas muertas flotando en el área contaminada. El martes se registró un derrame de tres mil litros de ácido sulfúrico en la zona donde se cargan barcos. Así se inició la fuga pegada al mar, la cual se alcanzaba a ver con una columna de humo blanco, informaron trabajadores de la Apiguay.

Por la noche el periodista sonorense Ricardo López señaló que fue avisado de que trabajadores del recinto portuario estaban recolectando peces muertos.

Por ello el miércoles a las 10:00 horas realizó un recorrido por mar y grabó evidencias de peces muertos frente a personal de la Procuraría Federal de Protección Ambiental (Profepa). El periodista dijo que Elsa Coria, titular del Centro de Rescate, Rehabilitación e Investigación en Fauna Silvestre, levantó un muestreo de las aguas marinas en diversas áreas. Incluso, dijo, lo haría hasta la playa turística de San Carlos, porque hay marea bajó y existe la posibilidad de que la sustancia tóxica se haya ido mar adentro.

En ese trayecto se encuentra el Estero del Soldado, un Área Natural Protegida (ANP) desde 2006. Esta reserva es refugio de especies como el coyote, venado de cola blanca, jabalí y zorro del desierto.

Es un humedal de 322 hectáreas que posee tres de los cuatro tipos de mangle del país (rojo, negro y blanco). Además, es hogar de 425 especies de animales y plantas. Aquí se encuentra también el Delfinario, un centro de terapias con delfines y un atractivo turístico, donde los visitantes pueden interactuar con estos animales.