Donald Trump aún no está fuera de peligro

Sean Conley, médico personal del presidente estadounidense Donald Trump, reconoció que el mandatario “no está fuera de peligro” y que se encuentra de hecho en un “terreno no explorado” por otros pacientes de Covid-19 debido al tipo de tratamiento que ha recibido.

En una rueda de prensa poco después de que Trump anunciara que volvería a la Casa Blanca ayer a las 6:30 pm, hora local, (22.30 GMT), Conley defendió la decisión de darle el alta hospitalaria al presidente después de sólo tres días ingresado, en los que ha experimentado al menos dos bajadas de oxígeno.

“No está fuera de peligro aún, y habrá que esperar al próximo lunes para estar seguros de que lo está”, aseguró Conley.

Alta

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, salió del hospital militar en el que fue ingresado el viernes por Covid-19 y dijo que “no hay que temerle” a esa enfermedad.

“Hemos desarrollado, bajo la Administración Trump, algunos medicamentos y conocimientos realmente excelentes”, escribió en Twitter.

“¡Me siento mejor que hace 20 años!”, agregó.

“No le tengas miedo al Covid. No dejes que domine tu vida”, dijo el gobernante, que el jueves pasado fue diagnosticado con coronavirus, una enfermedad que ha matado ya a más de 200 mil estadounidenses.

El presidente se atribuyó el mérito de haber conseguido tratamientos efectivos contra la Covid-19: “Hemos desarrollado, bajo la Administración Trump, algunos medicamentos realmente buenos y conocimiento. ¡Me siento mejor que hace 20 años!”.

El presidente pasó todo el día tuiteando desde primeras horas de la mañana; llamó al voto, compartió anuncios de su campaña electoral o comentarios sobre programas de televisión y criticó a los medios por estar “decepcionados porque me subía a un vehículo seguro para dar las gracias a mis muchos fans y simpatizantes”.

En un video publicado el domingo en su cuenta de Twitter, poco antes de salir a saludar en un vehículo blindado a los simpatizantes que hacían guardia frente al hospital en el que está ingresado desde el viernes, Trump aseguró que esta experiencia le ha enseñado mucho sobre la Covid-19.

El presidente dijo que ha aprendido mucho sobre la Covid-19 y que lo ha hecho en “la verdadera escuela. No en la de los libros”.

El equipo médico que atiende a Trump dijo el domingo que si el mandatario seguía evolucionando favorablemente, sin fiebre ni necesidad de oxígeno, podría abandonar el hospital y continuar el tratamiento en la Casa Blanca.

Contagios en la Casa Blanca

La portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dio ayer positivo a Covid-19 al igual que dos de sus asistentes, lo que eleva a al menos trece las personas del entorno del presidente estadounidense Donald Trump que se han contagiado de la enfermedad.

Dos de los asistentes de McEnany en la oficina de prensa de la Casa Blanca, Chad Gilmartin y Karoline Leavitt también han dado positivo por el virus y recibieron sus respectivos resultados antes que ella, informaron después varios medios estadounidenses.

Con el contagio de McEnany y sus asistentes, ya son al menos trece, sin contar al propio Donald Trump, las personas del círculo del presidente que han dado positivo por Covid-19, entre las que seis trabajan en la Casa Blanca.

Esos seis enfermos de la Casa Blanca son la primera dama Melania Trump; la asesora presidencial Hope Hicks; el asistente personal del mandatario, Nick Luna; y ahora McEnany, Gilmartin y Leavitt.

Además, otras siete personas cercanas a Trump han dado positivo: el jefe de su campaña de reelección, Bill Stepien; su exasesora Kellyanne Conway; la presidenta del Comité Nacional Republicano (RNC), Ronna McDaniel; los senadores republicanos Mike Lee, Thom Tillis y Ron Johnson; y el exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie.