Hechos violentos, respuesta a un estado de abandono
“El estado de derecho debe preservarse”, dijo el gobernador de Puebla. Twitter

Desde la zona donde la semana pasada fueron linchadas siete personas, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, consideró que esos hechos son la reacción de un pueblo cansado y en el abandono.

“Estoy seguro que los hechos del pasado miércoles fueron una respuesta a un estado de abandono del sistema gubernamental de los tres órdenes”, expresó.

Sin embargo, desde los municipios de Tepexco y Cohuecan, el mandatario recordó que la justicia por propia mano es ilegal. La justicia por propia mano no es legal, la vida desde el derecho natural, es un don que Dios da y que sólo Dios quita”, sentenció.

Barbosa señaló que el pueblo actúa ante el abandono institucional y la falta de respuesta de las autoridades desde hace mucho tiempo, pero debe prevalecer el orden y la ley.

“El estado de derecho debe preservarse, el respeto a las instituciones debe asegurarse y preservarse porque es la única manera de garantizar el desarrollo y el progreso”, indicó.

Siete personas fueron linchadas durante la semana al ser señaladas como presuntos secuestradores en los municipios de Cohuecan y Tepexco.

Lo que inició como un secuestro perpetrado por varios sujetos, acabó con varios enfrentamientos armados, persecuciones, la muerte de siete presuntos delincuentes, algunos de ellos colgados de árboles y un civil muerto.

El Ejecutivo dijo que su gestión será de frente y con rostro humano, enfrentando los problemas siempre del lado de las personas y siempre anteponiendo el régimen legal.

Y dejó en claro que no será el instrumento de ninguna infamia, pero tampoco alguien que permita los excesos y hechos ilegales.