Tras romper los acuerdos con los productores y sin previo aviso, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) comenzó la extracción del líquido en la presa conocida como Las Vírgenes, hecho que desató la violencia en la zona centro sur del estado, donde la noche de este miércoles se incendiaron edificios y vehículos oficiales.

Apenas transcurrieron diez días desde la última vez que productores del campo chihuahuense se enfrentaron a elementos de la Guardia Nacional, luego de que estos tomaron la presa Francisco I. Madero, mejor conocida como Las Vírgenes, con el propósito de extraer el agua el día 19 de julio.

Los efectivos de la Guardia Nacional dispararon balas de goma y gas lacrimógeno para contener a los productores.

No obstante, tras la intervención del Gobierno Estatal se tomó el acuerdo de no extraer agua de ninguna presa de la entidad en tanto no se definiera cómo y cuándo es que se tendría que hacer el pago del Tratado de Límites y Aguas de 1944.