Médicos, bajo amenaza de gobiernos en América Latina

Médicos venezolanos, nicaragüenses y cubanos perdieron sus empleos o fueron encarcelados y advertidos de represalias de los gobiernos izquierdistas de Venezuela, Nicaragua y Cuba por pretender revelar el impacto real del coronavirus en esos países, denunciaron este jueves organizaciones no estatales y fuentes disidentes de Caracas, Managua y La Habana.

El panorama de mayor controversia persiste en Nicaragua y Venezuela, con arrestos y ceses laborales, mientras en Cuba perduran las medidas de prevención para que los médicos y su equipo de apoyo respeten el límite de la información oficialista.

Las tres naciones integran la principal alianza anti Washington en América. El (no estatal) Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), que opera en la ilegalidad en Nicaragua por más de 25 meses de acoso gubernamental, aseguró a El Universal que los “irracionales e injustificados despidos a médicos son una sentencia de muerte para los enfermos”.

El centro, que exigió al gobierno decretar una cuarentena y abstenerse de minimizar el efecto de la pandemia, condenó “con indignación y preocupación el insólito y atropellante despido a varios profesionales de la salud en medio de la grave situación (…) que enfrenta Nicaragua” por la emergencia.

Al insistir en que la crisis “podría agravarse por las incomprensibles presiones a las que se está sometiendo” a ese gremio para obligarlo “a renunciar”, cuestionó si dejar al país sin esos doctores “es parte de la promoción del contagio y muerte” que impulsan el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Ninguna fuente oficial de Nicaragua contestó a estas acusaciones. Ortega y Murillo negaron que hayan respondido con irresponsabilidad al virus.

El gobierno nicaragüense registró mil 464 casos y 55 muertos desde marzo anterior, cuando se confirmó su presencia en esa nación, hasta el martes pasado, aunque el (no estatal) Observatorio Ciudadano Covid-19, foro independiente de Nicaragua, contrastó esta semana que ya son más de cinco mil con más de mil fallecidos.

La hostilidad también se recrudeció en hospitales venezolanos, según la organización (no estatal) Médicos Unidos de Venezuela (MUV).

“Ha habido numerosas agresiones del Estado al personal de Salud para callar su voz”, dijo el médico venezolano Jaime Lorenzo, director ejecutivo de MUV.

“Ese personal ha sido la voz de los que no pueden hablar y exigido materiales de bioseguridad para proteger a los pacientes. Ha recibido ataques, detenciones arbitrarias, amedrentamiento y amenazas”, narró Lorenzo a este diario.

El gobierno venezolano, que el miércoles reportó dos mil 738 infectados y 23 muertos desde mediados de marzo, ignora o rechaza estos cuestionamientos.

Censura

Con dos mil 219 contagiados y 84 difuntos en tres meses, Cuba censuró un mensaje de alarma que un grupo de médicos de un hospital militar de La Habana publicó el lunes pasado en los medios oficialistas de prensa para quejarse de que los cubanos le perdieron el miedo al padecimiento y, pese al riesgo, reanudaron su actividad normal.

El gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC), el único legal en el país y que controla el aparato de información y propaganda interno, retiró ese día el documento sin dar explicación.

“Quizá un mensaje alarmista desde las mismas páginas de la prensa oficial no ayudaba al lunes triunfal que las autoridades habían previsto para la medicina cubana”, sugirió 14ymedio.com, diario digital disidente e ilegal en Cuba.