Manuel Merino, que reemplazó al destituido Martín Vizcarra como presidente de Perú el martes 10 de noviembre, renunció tras una intensa jornada de protestas que derivó en una crisis política.

“Yo, como ustedes, quiero lo mejor para este país”, dijo Merino antes de anunciar su dimisión “irrevocable”.

La renuncia de Merino se produce luego de la dimisión de más de la mitad del gabinete de ministros y una oleada de reclamos para que renuncie al cargo después de una noche de manifestaciones que se saldó con dos muertos, más de 100 heridos y 41 desaparecidos, según la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.

La Junta de Portavoces del Parlamento se reunió para evaluar la inminente renuncia a Merino ante la grave situación.

Tras horas de reunión, Luis Valdez, actual presidente del Congreso, exhortó a que Merino presentara su renuncia.

La segunda marcha nacional fue la sexta jornada consecutiva de manifestaciones que se llevan produciendo en ciudades de todo el país desde que Merino tomó el poder.

Al respecto, el expresidente peruano, Martín Vizcarra, calificó a Manuel Merino de “dictadorzuelo” y pidió al Tribunal Constitucional que se pronuncie rápidamente sobre el motivo que llevó a su propia destitución el pasado lunes.

“Ha salido un dictadorzuelo de Palacio de Gobierno. No se trata de cambiar por otro que tenga más estudios, mayor empatía o simpatía, de eso no se trata”, comentó Vizcarra.