Un juez federal del Reclusorio Norte cambió las medidas cautelares al ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, en el caso Agronitrogenados, por lo que le impuso prisión preventiva justificada al igual que en el caso Odebrecht.

Tras más de dos horas de audiencia en el Centro de Justicia Federal, el juez Artemio Zúñiga Mendoza desestimó la solicitud de la defensa de revocar las medidas cautelares de Lozoya Austin, al señalar que era incompatible esa figura y que no podía dejar en el “limbo” y sin ninguna medida cautelar para un “debido control procesal y lógica”.

Así dio la razón a la Fiscalía General de la República (FGR), sobre imponer prisión preventiva al exfuncionario, ya que a su consideración existe el riesgo de fuga al contar con los medios económicos y las amistades para hacerlo.

Vestido con sudadera beige, Emilio Lozoya estuvo atento a la audiencia, incluso más relajado y sonrió cuando su intervención fue interrumpida por el sonido de un taladro, utilizado durante los trabajos en una sala de audiencias alterna.

Durante su intervención, Lozoya Austin se dijo dispuesto a cooperar con la FGR.

Miguel Ontiveros Alonso, abogado de Lozoya, informó que el ex director de Pemex ofrecería al juez la reparación del daño causado por la compra a sobreprecio de la planta chatarra Agronitrogenados, que asciende a 3.4 millones de dólares.

Lo anterior en el marco de un acuerdo reparatorio con la FGR, para extinguir la acción penal en este caso.

En entrevista, el abogado defensor de la familia Lozoya Austin calificó de ilegítima la prisión preventiva justificada impuesta al ex director de Pemex, por lo que dijo que solicitará la reparación del daño.