Los adultos de 50 años y mayores que no se han vacunado tienen hasta 45 veces más riesgo de terminar en el hospital que quienes tienen el esquema completo y el refuerzo, dijo Alejandro Sánchez, del Instituto de Biotecnología de la UNAM.

“El cuerpo humano no puede mantener una respuesta inmune todo el tiempo, pero sí guarda células de memoria, de tal forma que cuando ocurre una reinfección esas células se disparan y comienzan a producir otra vez anticuerpos, los cuales no van a reconocer a la variante ómicron u otras nuevas porque no tienen esta memoria. De allí la importancia del refuerzo”, señaló.

Agregó que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) dieron a conocer que las dosis de refuerzo son indispensables y una herramienta crítica para que las personas que se infecten por la variante ómicron tengan menos probabilidad de desarrollar la enfermedad con síntomas graves, que sea necesario hospitalizarlas o que mueran.