Rediseño del espacio aéreo crea demoras

A pesar de que el año pasado el flujo de pasajeros en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) fue 28 % menor a los niveles registrados de 2019, cuando la terminal estaba saturada, las quejas de los usuarios en redes sociales por el retraso de los vuelos son cada vez más recurrentes.

Las causas de las demoras de los vuelos son varias, pero al congestionamiento típico de la temporada vacacional, el mal clima o la falta de tripulación en las aerolíneas, se suma el rediseño del espacio aéreo para que entre en operación el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en Santa Lucía (AIFA). Lo anterior contribuye a los retrasos, aseguran expertos, ya que ahora los aviones se separan más y pasan más tiempo en el aire antes de aterrizar en el AICM.

Ángel Domínguez, piloto y tesorero del Colegio de Pilotos Aviadores de México, comentó que el control de tránsito aéreo en el país está tratando de mitigar algo en temas de seguridad del rediseño del espacio aéreo y “una buena manera de mitigarlo es dando un poquito de mayor distancia en la separación entre los aviones”.

Por reglamentación, se debe guardar una mínima distancia entre las aeronaves dependiendo de cada modelo.

Como ejemplo, la separación entre un Boeing 787 y un Embraer 190 que viene atrás es un poco mayor que si ambos aviones fueran del mismo modelo, explicó Domínguez.

Sin embargo, desde marzo de 2021, cuando inició el cambio de rutas aéreas para preparar la entrada en operación del AIFA, los aviones se están separando aún más en el aire.

“Sí estamos viendo mayor separación, pero también antes vivíamos al límite”, dijo Domínguez. “Antes de la pandemia, el AICM estaba saturado y cada dos minutos despegaba y aterrizaba un avión. Ahora los vemos que están más espaciados y hay menos operaciones”.

Una fuente del AICM confirmó que con el rediseño del espacio aéreo se tienen que separar más las aeronaves y esto ocasiona retrasos en los vuelos.

Además, el aeropuerto no participó en el diseño de las nuevas rutas que integran las operaciones en el AIFA.

Fernando Gómez Suárez, analista en aeropuertos y aviación, coincidió en que el reordenamiento de rutas hace que los aviones permanezcan más tiempo en el aire, lo que ocasiona que haya un mayor congestionamiento en el Valle de México, así como contaminación ambiental, ya que emiten más CO2 y hay más ruido a niveles superiores a 65 decibeles.