Luego de tres días de trabajos de inspección y sin que hayan concluido las labores de búsquedas de restos humanos, peritos del Instituto de Criminalística y Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia del Estado han localizado los cuerpos de cinco personas que fueron sepultadas clandestinamente en un predio del municipio de Escobedo y serían víctimas de un grupo del crimen organizado.

Las indagatorias están relacionadas con la actividades delictivas de Alan Ervey, “Comandante Cano”, presunto líder del Cártel de Sinaloa en Nuevo León, detenido en el municipio de Ciudad Guadalupe el pasado 18 de enero.