Persiste violencia contra menores

A través de un informe, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) alertó que la violencia contra los menores de edad en México ha prevalecido y en algunos casos ha aumentado, además de que las autoridades no cuentan con la capacidad suficiente para prevenir esta violencia.

Según el estudio Panorama Estadístico de la Violencia Contra Niñas, Niños y Adolescentes en México, en el 2017 fueron asesinados mil 468 menores de edad, cifra que supera a los mil 126 casos registrados en 2016.

La mayor parte de estos asesinatos han ocurrido en cuatro regiones del país: la primera está conformada por municipios colindantes de Sinaloa, Durango y Chihuahua; la segunda está en Ciudad Juárez, Chihuahua; la tercera en los límites de Tamaulipas y Nuevo León, y la cuarta en las localidades del centro y sur de Guerrero.

El homicidio no es el único delito que ha impactado a los menores de edad, sino que las desapariciones también afectan a este sector de la población.

En total, hasta el 2017 se tenía un registro de cinco mil 790 menores de edad que estaban en calidad de desaparecidos; el 60 por ciento de las víctimas son mujeres y el resto hombres.

Las desapariciones de niñas, niños y adolescentes se han concentrado en tres regiones: la primera es compartida por Tamaulipas y Nuevo León; la segunda se extiende en todo el Estado de México, Ciudad de México, Morelos y los municipios del norte de Guerrero, y la tercera región abarca algunas localidades de Baja California y Sonora.

Christian Skoog, representante de la Unicef en México, alertó que además de los delitos de alto impacto hay otros tipos de violencia que sufren los menores de edad en nuestro país.

Una de estas se refiere a las agresiones que esta población sufre en su casa; según el Panorama Estadístico, el 63 por ciento de las niñas, niños y adolescentes de 1 a 14 años han experimentado al menos una forma violenta de disciplina durante el último mes.