Luego de 5 horas de bloqueo, familiares y pacientes que requieren diálisis ingresaron a la explanada del Hospital General de Zona (HGZ) No.58 en Santa Mónica, donde amenazan con volver a cerrar el periférico Norte para exigir calidad en el servicio de hemodiálisis.

Más de 100 personas, entre ellos pacientes en sillas de ruedas, exigen buen servicio y rechazan el cambio de clínica por mal servicio, por falta de oxígeno y presunto uso de material reciclado como filtros que los utilizan hasta 12 veces, afirmó Erick, paciente de 32 años.

Desde las 07:20 de la mañana del jueves un grupo de pacientes comenzó el bloqueo del periférico Norte en Santa Mónica.

En la explanada del HGZ 58 del IMSS, el director del hospital, Gerardo Vargas, bajó a atender las demandas que externaron más de un centenar de personas, a quienes les ofreció revisar sus peticiones, especialmente la calidad de servicio que prestan las clínicas concesionadas.