Aldeas SOS atienden a población vulnerable

Actualmente, la Aldea Infantil SOS atiende a 40 niñas, niños y adolescentes que se encuentran separados del núcleo familiar, derivado de la violencia familiar, indicó Rocío Toledo Antonio, directora de las aldeas infantiles.

En este sentido, dio a conocer que el papel de estas instituciones es una ardua labor para atender a menores de edad, quienes viven violencia familiar en la entidad. Este espacio altruista, cuyo funcionamiento es gracias a donativos de la ciudadanía, se ha mantenido y desde hace más de 20 años estos jóvenes e infantes permanecen en este hogar provisional mientras son reinsertados con sus familias, a través de asistencia legal y psicológica.  

Los casos de menores de edad que ya no pueden regresar con sus familias —por diversos factores— reciben el apoyo para establecerse, cuando cumplen la mayoría de edad, con empleos y en viviendas que ellos mismos sostienen y administran. 

Criterios

Al menos el 40 por ciento de estos menores regresa con su familia, y cuando ya no existen las condiciones para hacerlo, son adoptados por matrimonios, buscando que cuando se trata de hermanos se vayan juntos a su nuevo hogar. 

“La omisión de cuidados, la negligencia, el maltrato, diferentes tipos de violencia; violencia física, violencia sexual, también hay que decirlo. Entonces, en ese sentido, lo importante es trabajar con la familia”, indicó.

Lamentablemente, en los últimos años la violencia contra las niñas, niños y adolescentes ha ido en aumento con todas sus variantes, entre ellas, la explotación laboral, sexual y la trata, por lo que de este modo las autoridades suman esfuerzos para combatir este mal.

Es por ello que las aldeas SOS son un espacio para apoyar a los menores que se encuentran en una situación vulnerable, representando una oportunidad para este sector de la población.