Decreto no aplica salario mínimo especial
Son los empresarios a quienes no les gusta el incremento de salarios mínimos porque impacta en sus finanzas. Ramón García / CP

Especialistas contables y fiscales señalaron que en el decreto de estímulos fiscales para la frontera sur no contempla el incremento del salario mínimo como ocurre en la frontera norte con los Estados Unidos. Señalaron que en relación a los salarios en el norte del país, en el año 2020 fue de 185.56 pesos diarios y el vigente a partir del 1 de enero de 2021 es de 213.39 pesos, mientras que en Tapachula y los municipios inmersos en los beneficios fiscales como en el resto del país se movió de 123.22 el año pasado al actual de 141.70 pesos. 

Y es que tras el anuncio de la entrada en vigor del decreto estimado para el 1 de enero, en la población hubo mucha expectación en la espera de baja de precios de los productos ante la reducción de Impuesto Sobre la Renta (ISR) del 30 al 20 %, de la tasa del IVA del 16 al 8 % y la baja de los precios de los combustibles, además los trabajadores tenían la idea que el salario aumentaría en los 22 municipios fronterizos del sur de México como ocurrió con el decreto en la frontera norte. 

Ley

En entrevista, el especialista en materia fiscal, maestro y catedrático de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM, Juan Carlos Victorio Domínguez, señaló que en relación a los salarios mínimos en México, para esta zona de México no hay cambios, y afirma que la ley contempla (de acuerdo al comunicado emitido por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social así como la Comisión Nacional de Salarios Mínimos y lo publicado en el Diario Oficial de la Federación) dos tipos de salarios mínimos: uno es el de la Zona Libre de la Frontera Norte y el otro para el resto del país.  

Victorio Domínguez dijo que no hay salario especial para esta zona, y que se consideró que se igualarían beneficios fiscales. En su opinión, se debió contemplar también el salario mínimo para ser competitivos, pero habría que estar a la espera a ver qué pasa y si se da ese apoyo a los empleados, aunque reconoció que esto impacta en los empresarios y a éstos no les gusta el incremento de salarios mínimos porque impacta en sus finanzas. 

Es notable la diferencia de salarios a los trabajadores, aunque reconoció que en la zona norte de México desde antes del decreto que entró en vigor en 2019, había un mayor ingreso en el trabajador que percibía por arriba del salario mínimo; aquí la idea es que con un salario mayor haya más dinero para los trabajadores y al existir esto habría más consumo, pero a la fecha no ha ocurrido, indicó. 

Consideró finalmente que debió moverse el salario para que fuera completo el decreto, que indicó empezará a notarse en los próximos días cuando el SAT dicte las normas de operación y las empresas se hayan inscrito para aplicar la tasa impositiva del ocho por ciento en el IVA.