Falta de anticonceptivos vulnera a indígenas

El Observatorio de Mortalidad Materna en México (OMM) realizó un “Análisis del incremento y/o disminución en la disponibilidad de método anticonceptivos (MAC) 2018-2019 en Chiapas”, en el que uno de los hallazgos fue que no han encontrado una lista definida y pública de los métodos que deben encontrarse en sus unidades médicas rurales.

El Observatorio mencionó que dio seguimiento de 44 unidades me´dicas en julio de 2018 por cinco meses (julio a noviembre), que pertenecen al Instituto de Salud de Chiapas (Isech) y al Instituto Mexicano del Seguro Social-Bienestar (IMSS-Insabi), ubicadas en la regio´n V Altos Tsotsil-Tseltal. Posteriormente, en 2019 se continuo´ con su monitoreo durante cuatro meses (enero y de septiembre a noviembre).

El monitoreo fue realizado por un equipo de 10 jo´venes indi´genas, capacitados en contralori´a social y acompan~ados de un investigador del OMM.

La contralori´a ciudadana muestra, a trave´s de estos resultados, que el monitoreo de las unidades me´dicas mejora el abasto de me´todos anticonceptivos (MAC), es decir, paso´ de 68.2 % de unidades de ambas instituciones que contaban con un mi´nimo de seis MAC a 82.9 % (mejora de 14.7 %).

En la Secretari´a de Salud y su contraparte en Chiapas, el Isech, indicaron que la medroxiprogesterona de 150 mg (hormonal inyectable de 90 di´as) no es parte del cuadro ba´sico de me´todos anticonceptivos temporales, sino que se encuentra incluido en el diagno´stico y tratamiento del climaterio y menopausia y en el de miomatosis uterina, de acuerdo con el Cata´logo Universal de Servicios de Salud 2019 del entonces Seguro Popular (cobertura para poblacio´n que no cuenta con ningu´n tipo de afiliacio´n o derechohabiencia).

El Observatorio, por experiencia de investigacio´n, afirmó que la poblacio´n indi´gena, sobre todo las mujeres, prefieren los me´todos hormonales inyectables o el implante, debido a que ellas pueden utilizarlos sin que su co´nyuge o familia se de´ cuenta, ya que su uso no es visible en su cuerpo, a diferencia de los hormonales orales, que no han encontrado datos oficiales con ese nivel de desagregacio´n por parte de las instituciones, es decir, de contar con evidencia de cua´les son los me´todos que tienen ma´s aceptacio´n en la poblacio´n indi´gena para poder focalizar los recursos a sus necesidades y garantizar su abasto.

En diciembre de 2020, el Observatorio sostuvo una reunio´n te´cnica con autoridades federales de la Secretari´a de Salud, en la que participaron actores clave relevantes de ambas instituciones, como la directora del Centro Nacional de Equidad de Ge´nero y Salud Reproductiva (CNEGSR) y la directora de Planificacio´n familiar, del IMSS-B con el responsable del Departamento de Salud Reproductiva y al coordinador de Atencio´n Integral a la Salud.