La diputada local Luz María Palacios Farrera manifestó que las leyes en materia electoral recién aprobadas por la mayoría del pleno del Congreso debieron ser sometidas a un análisis minucioso por parte de todos los legisladores que conforman la Legislatura e incluso contemplar recomendaciones de los académicos.

Argumentó que es inadmisible que de nueva cuenta asomara la premura y se pretendiera leer, dictaminar y votar las 392 hojas que contemplan un aplazamiento de los tiempos electorales y una nueva reglamentación de los derechos y obligaciones político-electorales de los chiapanecos.

Esto sin mencionar otra vez el tema del aumento de tres meses a los alcaldes para evitar que exista la reelección, dejando sólo con este privilegio a las y los legisladores, además de temas de interés como la violencia política, las candidaturas independientes, entre otros.

“Todo Congreso debe ser garante de los principios democráticos que han forjado las bases de nuestro país, por ello las iniciativas que buscan abrogar el Código de Elecciones y Participación Ciudadana de Chiapas y dar paso a tres leyes debieron ser analizadas a fondo”, reiteró.

Voto en contra

En ese tenor, la diputada dio a conocer que votó en contra de la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales del Estado de Chiapas, la Ley de Participación Ciudadana del Estado de Chiapas y la Ley de Medios de Impugnación del Estado de Chiapas.

Sobre su voto en contra de la Ley de Participación Ciudadana, refirió que se debió a que esta no fue consultada ni analizada con los partidos políticos ni con la sociedad civil, quienes hubieran querido participar.

Al respecto, la diputada Aida Guadalupe Jiménez Sesma señaló por otra parte, que como mujer no puede apoyar un dictamen que establece retrocesos en términos de las acciones afirmativas que se han alcanzado en Chiapas para favorecer los espacios de representación política del género femenino.

Sin obligación

Argumentó que se incorpora la obligación de registrar listas de representación proporcional para asignar regidurías plurinominales, obliga a que las listas sean paritarias pero se quita la obligación que se tenía en el Código de Elecciones de que el número uno de las regidurías plurinominales deban ser mujeres. “Esto va en contra del principio de progresividad de sus derechos políticos”, dijo.

Además, indicó que el dictamen de la ley de instituciones y procedimientos electorales era inconstitucional, porque contradice determinaciones que han sido resueltas por la Suprema Corte de Justicia, como obligar a diputados y alcaldes a separarse del cargo para buscar su reelección.

Importante mencionar que las iniciativas aprobadas limitan las candidaturas independientes a una sola por cada cargo de elección popular, lo que restringe el acceso aun reuniendo todos los requisitos; asimismo, aumenta del uno al tres por ciento de firmas de la lista nominal para solicitar consultas, plebiscitos y referéndums.